Para que una organización familiar trascienda es fundamental anteponer las necesidades de la empresa a los intereses de la familia y actuar con objetividad cuando estos no coincidan.

Así lo señaló Hubert Ehrli C., director de Relaciones Públicas de la compañía Blackwell Strategy, quien añadió que la planeación estratégica es fundamental para la continuidad de las empresas familiares.

De acuerdo con el también especialista en imagen pública, 71 por ciento de las empresas familiares no cuentan con un plan estratégico pues muchas veces, esto va en detrimento de los requerimientos familiares.

“En la mayoría de estas empresas, prevalece la mentalidad de ‘Lo hacemos de esta manera porque siempre lo hemos hecho así’”, observó Hubert Ehrli.

Destacó que las organizaciones familiares muestran una gran resistencia al cambio y es durante ese proceso de transformación en el que muchas de ellas, desaparecen.

“Para adaptarse y estar en condiciones de competencia similares al de las grandes corporaciones, las estrategias de Relaciones Públicas resultan fundamentales. El posicionamiento de mensajes claves en el lugar y tiempo correctos, generarán permanecer en el top-of-mind de clientes tanto activos como potenciales, pero sobre todo de los competidores y la industria en general”, reflexionó el ejecutivo de Blackwell Strategy.

Concluyó que con una estrategia de relaciones públicas “logramos asegurarle a los clientes nuestra principal promesa de valor: El mejor posicionamiento de marca que lo llevará a tener mayores niveles de competitividad”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta