Las autoridades en China se comprometieron este viernes a prohibir, de forma progresiva, el sacrifico y venta de aves vivas en diversos mercados del país, medida que ha sido respaldada por los defensores de los derechos animales en medio de la pandemia de coronavirus.

Este anuncio fue hecho cuando el gobierno chino intensifica las inspecciones en los mercados al por mayor de alimentos y prohíbe la venta y el consumo de animales salvajes.

Se sospecha que un mercado que vendía animales vivos en la ciudad de Wuhan es el foco de la epidemia de covid-19, aunque ya existían reportes de que el genoma del virus estaba desde marzo de 2019, y la reciente reaparición del virus en Beijing fue atribuido a un importante mercado agrícola al por mayor en la capital china.

«China restringirá el comercio y el sacrificio de aves vivas, alentará el sacrificio masivo de aves vivas en lugares sometidos a ciertas condiciones y cerrará progresivamente los mercados de aves vivas», declaró Chen Xu, funcionario de la administración nacional de regulación de mercados, en conferencia de prensa.

Las aves vivas criadas en jaulas son abundantes en todo China en los mercados agrícolas al por mayor y en los mercados de productos frescos, y son por lo regular sacrificadas en el lugar mismo por los criadores. Los compradores pueden también hacerlo en sus casas, lo que garantiza para algunos la frescura máxima.

Mariscos, anfibios y otros animales con frecuencia se venden en los mercados. Los científicos piensan que el agente patógeno responsable de la pandemia del coronavirus apareció en murciélagos antes de propagarse al hombre por medio de un animal aún desconocido.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta