Debido a un probable retraso en los ensayos para una vacuna del coronavirus, las acciones de la farmaceútica Moderna retrocedieron de forma importante en la jornada de este jueves.

Según el medio STAT, la empresa tenía previsto iniciar la próxima semana la tercera fase de pruebas con 30 mil participantes, sin embargo, tuvo que realizar cambios en sus protocolos y ha tenido que retrasar las pruebas de las vacunas.

El consejero delegado de la empresa, Stephane Bancel, reaccionó rápidamente a la noticia, asegurando al canal financiero CNBC que Moderna siempre había dicho que esta nueva fase arrancaría en julio y que ese sigue siendo el plan.

Efectivamente, la compañía biotecnológica anunció el mes pasado que la tercera fase de ensayos empezaría en julio, sin dar una fecha más concreta.

Investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago, que participa en las pruebas, habían dicho mientras que estaba previsto que los tests arrancasen el 9 de julio.

Según la STAT, esa fecha se ha pospuesto, pero no está claro aún durante cuánto tiempo.

La información tuvo un impacto inmediato en las acciones de Moderna, que llegaron a caer más de un 9 % en Wall Street, aunque luego se recuperaron parcialmente y a una hora del cierre retrocedían menos de un 5 por ciento.

Los títulos de la empresa, que han disparado su cotización bursátil en lo que va de año, se han mostrado recientemente bastante volátiles, con cambios bruscos de manera frecuente.

Moderna es una de las numerosas farmacéuticas que está trabajando contrarreloj para desarrollar una vacuna contra la covid-19 y se considera que sus ensayos están entre los más adelantados, pues fue la primera en probar su producto en humanos y logró resultados positivos.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta