El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reconoció que a nivel nacional “la cantidad de personas fallecidas por covid podría ser mayor, concretamente, tres veces más grande de las que presentamos aquí cada noche”.

Sobre lo publicado en The Washington Post donde señaló que la cifra de muertes por covid-19, en específico, en la Ciudad de México, es tres veces mayor de reportado, también puede replicarse a nivel nacional.

“La nota The Washington se refiere a la Ciudad de México pero este fenómeno está sucediendo en todo el país”, dijo tras recordar que la propia la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum formó un comité técnico de expertos para dimensionar la carga excesiva de muerte vinculadas con el coronavirus y clasificadas con neumonías atípicas, paros respiratorios.

A nivel nacional también “se van a revisar todos las actas de defunción y los expedientes clínicos, todos aquellos que resulten compatibles con una muerte por covid van a entrar a nuestra estadística. Eso no se hace de la noche a la mañana y cuando tengamos resultados, los vamos a presentar”, dijo.

Por ello, la acusación de que México oculta información “es falsa”, dijo durante la presentación del informe diario de la pandemia, con 238 mil 511 casos confirmados, de los cuales 25 mil 565 están activos, y 29 mil 189 defunciones, 2 mil 185 muertes adicionales sospechosas. Solo en la Ciudad de México superan seis mil fallecimientos.

El funcionario federal también aclaró que la alta mortalidad por covid-19 en México se debe a que la pandemia llegó a propagarse entre una población que, en sus tres cuartas partes, cursa con enfermedades crónicas y degenerativas, y enfrenta un sistema de salud deteriorado, caótico, abandonado durante 40 años y desde las pasadas administraciones.

“El sistema de salud no se echó a perder el 1 de diciembre de 2018, así ha sido, quien realmente ha ido a un unidad de salud en el sistema público, lo sabe perfectamente, y quien nunca se ha parado ahí pueda tener una idea fantasiosa de la realidad de nuestro sistema nacional de salud, sin menospreciar sus grandes talentos, a los grandes cirujanos”, reconoció Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

Si bien a México se le ubica en el lugar séptimo en cuanto al número de decesos, inclusive, por arriba de España respeto al la cantidad de contagios, 238 mil 511 casos confirmados, Lopez-Gatell refirió que “esas comparaciones no son adecuadas cuando hay variantes poblacionales” como enfermedades crónicas, invasión de comiera chatarra y de refrescos, un sistema de salud desmantelado por dinero desviado.

“México enfrenta la epidemia de covid con una población, en sus tres cuartas partes, con enfermedades crónicas degenerativas, en condiciones de salud muy deterioradas, originado por la mala alimentación y el consumo de alimentos ultra procesados no naturales, con altas cantidades de azúcares y de sales; de refrescos y comida chatarra”, comentó.

En el informe diario por el coronavirus, López-Gatell refirió “quisiéramos no tener una epidemia enorme de enfermedades crónicas: diabetes, la padece el 14 por ciento de los mayores de 20 años; hipertensión, 35% de los mayores de 20 años.

«Nuestras primeras causas de muerte, desde hace más de 15 años, son las enfermedades cardiovasculares, infartos del corazón y también cerebrales, generalmente causadas por la hipertensión.

La diabetes, causa múltiples complicaciones, pérdida de la vista, de la función de los riñones, de la circulación que llega con frecuencia a las amputaciones; causa cáncer y enfermedad crónica del hígado, la cual, no solo se relacionada con el consumo excesivo de alcohol sino también por una enfermedad crónica y metabólica causante de hígado graso”.

La pandemia llegó teniendo un sistema de salud debilitado, debido a que el dinero se desvió y no se distribuyó de manera equitativa en las zonas de mayor pobreza, sino que se concentró de manera caótica y mal planeada en zonas urbanas, recordó López-Gatell.

Y llegó teniendo a más de la mitad de la población en una situación de pobreza, con insuficiencia para abastecerse de lo básico, “nos encontramos en los primeros lugares de desigualdad“.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta