Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, informó que en general no se considera que las albercas puedan ser una vía de transmisión de coronavirus, debido a que tienen suficiente cloro para eliminar el virus.

«La concentración de virus que se requeriría, aún si no estuviera clorada el agua para que pudiera dar un contacto efectivo debería ser muy alta, es decir la partículas que pudieran estar en una persona enferma se disuelven en un gran volumen de agua», dijo López-Gatell.

Destacó que lo que sí puede contribuir al contagio de coronavirus es la proximidad que tiene las personas en este tipo de lugares e incluso en lugares abiertos.

«Cuando las personas nadan, al menos que estén jugando, no están tan cercanas unas de otras», agregó.

Puntualizó que la «recomendación para toda la población es la misma que se da para todos los espacios, ya sea secos o mojados, no hay que estar en proximidad y mantengamos la sana distancia».

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta