CDMX

En tanto que la aprobación de Andrés Manuel López Obrador cae en el nivel más bajo a dos años de que ganó las elecciones con un 46.1%, el presidente enumera cuatro de los que considera los más grandes logros de su mandato como son, ayudar a los pobres, combatir la corrupción, no haber reprimido al pueblo y a pesar de los ataques, responder con la libertad y no con la censura.

La medición de la aceptación del presidente fue realizada por Consulta Mitofskycon la etiqueta #AMLOTrackingPoll un ejercicio estadístico diario sobre la aprobación o desaprobación de la gestión del jefe del ejecutivo federal.

Y mientras la imagen del tabasqueño va en picada López Obrador afirmó ayer que encabezar una lucha frontal contra la corrupción es una de las cuatro cosas que más lo satisfacen y enorgullecen.

Pero volvió a repasar de nuevo y estableció como primer punto la atención a los pobres, eso dijo “me fortalece mucho en lo interno y en lo espiritual”. En segundo lugar fijó el combate a la corrupción, “estoy convencido que se trata de la peste más funesta que ha afectado a México, me siento muy orgulloso de estar encabezando una lucha frontal contra la corrupción”, reiteró.

A criterio de Consulta Mitofsky a cargo del estudio, “se trata de una medición digital de la función pública”, los datos publicados el lunes 22 de junio revelan que la imagen del tabasqueño va en picada, de hecho muestran esto desde el incidente conocido como “el culiacanazo”; sin embargo, últimamente el tema que más ha aquejado en este rubro al presidente es el manejo del COVID-19.

La desaprobación de la imagen de AMLO en la opinión pública comenzó a partir del operativo fallido del 17 de octubre del 2019, cuando elementos de la Guardia Nacional y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aprehendieron y dejaron libre a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, donde el Cártel de Sinaloa desató el caos en Culiacán para que dejaran en paz al hijo del capo. Ese día, numerosos sicarios del Cártel comenzaron a atacar en modo aleatorio en distintos puntos.

NI REPRESIÓN NI CENSURA

El titular del Ejecutivo dijo ayer en su conferencia de prensa en Palacio Nacional que como tercer punto que lo satisface es que no ha reprimido al pueblo de México y que por tanto no encabeza un gobierno autoritario.

“No hemos participado en violaciones de derechos humanos, que no ha habido masacres, que no se ha utilizado al Ejército, Marina y los cuerpos de seguridad para reprimir a los mexicanos”.

Como cuarto punto “me place” mucho que a pesar de ser el Presidente más atacado en los últimos 100 años, la respuesta que se ha dado es libertar y no censura “eso es un timbre de orgullo, dijo.

Hay que recordar que López Obrador inició su sexenio como uno de los líderes mundiales de mayor aprobación, pues en marzo de 2019, llegaba al 80 por ciento. También se tiene registrado que en septiembredel 2019 AMLO tenía una aceptación del 63.2%, lo cual es un porcentaje favorable para cualquier gobierno democrático. En octubre cayó ligeramente a 62.8% pero en noviembre, el mes inmediato al incidente con el Cártel de Sinaloa, bajó hasta 58.6 por ciento.

El 8 de marzo, cuando “olvidó” la marcha conmemorativa al día mundial de la mujer y promocionó su rifa del avión presidencial bajó su aprobación, esta omisión es grave cuando en México la cifra de feminicidios va en aumento.

A partir del 27 de marzo, la aprobación de López Obrador se vio superada por la desaprobación, pues las personas encuestadas que están en desacuerdo llegó al 50.4%, mientras que los que coincidían con él sólo alcanzó el 49.6 por ciento.

De esa fecha en adelante la popularidad del abanderado por Morena continuó cuesta abajo y llegó el 14 de abril con una aprobación del 46.5%.

A partir del 27 de marzo, la aprobación de AMLO se vio superada por la desaprobación, las personas que están en desacuerdo llegó al 50.4%, mientras que los que coincidían con él sólo alcanzó el 49.6%.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta