El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es una herramienta que ayudará a mejorar la economía mexicana, sin embargo, no es “mágico” y resolverá todos los problemas que tiene el país, aseguró la American Chamber of Commerce/México (Amcham).

En videoconferencia por la sesión especial del seminario “T-MEC: Retos y Oportunidades para México”, el Economista en Jefe de la Amcham, Luis Foncerrada Pascal, señaló que uno de los principales retos del país, será garantizar que los contratos se respeten y ejecuten, para lograr que la inversión fluya sin contratiempos.

“El T-MEC, es un componente, sí, necesario, pero no es mágico, no lo va a resolver por sí solo; es necesario, poderoso, si lo aprovechamos bien; pero no es suficiente, si no agregamos otros componentes, no tendrá los efectos que nos podría dar, ni los beneficios que podríamos tener”, aseveró.

​Resaltó que la “pócima mágica” para que se aproveche al máximo es con inversión, “plantas, fábricas, edificios etcétera, inversión física, que requieran empleados, que produzcan empleo; así se genera el empleo, y así lograremos una inserción en todas las posibilidades que nos ofrece el T-MEC con inversión”.

El especialista señaló que la inversión está fundamentalmente basada en la certeza de que los acuerdos se cumplan a cabalidad, “y sin duda, la certeza de que se respeten, y se ejecuten (los acuerdos), la inversión depende de la certeza con la que se dé el cumplimiento de los acuerdos de los contratos”.

“Si no tengo esa confianza como inversionista, no entro a comprometerme, ni pongo en riesgo, ni mi tiempo, ni mis recursos, mucho menos la cadena de valor en la que estoy inserto, que es donde va a salir mi producto final y mis ventas. En un proceso de inversión hay muchos riesgos como para tomar otro que fuese el incumplimiento de las reglas, ese es grave y sin duda inhibiría fuertemente las decisiones”, afirmó.

Por su parte el Presidente del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), Luis Rubio, señaló que el nuevo tratado funcionará si crece la inversión, y para eso se requieren de reglas claras y no cambiantes.

“Se requiere reglas claras, promoción de la inversión, despolitizar las reglas para la inversión, y políticas de continuidad clave para el funcionamiento de las empresas. La economía no crece si no hay certidumbre del gobierno, la suma es que hay dos lados: uno se consuma el 1 de julio, el otro, es el que sigue para lograr que se cumplan los objetivos”, resaltó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta