JUCHITÁN, OAX.- Se torna irrespirable la atmósfera en algunos puntos de Juchitán, donde la fuerza de la tierra no sólo destruyó edificios y viviendas, sino que también dañó las profundas tuberías que dan salida a  aguas negras de esta ciudad zapoteca, porque aquí hasta el drenaje quedó colapsado por el sismo.

Esta situación la confirmó el gobernador Alejandro Murat Hinojosa luego del sismo de 7.4 grados nacido en la costa el martes pasado, por lo que Juchitán figura en la Declaratoria de Emergencia para municipios con daños.

En el vado de la primera sección de esta ciudad, el cual facilita la comunicación con el barrio Cheguigo. Sobre el contaminado río Las Nutrias, las aguas negras no cesan de borbotar desde la tapa de un pozo de visita de la red del drenaje municipal. En este lugar, la nariz pica y el estómago y la cabeza duelen, pero no es el único punto.

“Huele a mierda” dice  Isabel cuando pasa por la entrada del mercado municipal. No oculta su molestia, porque comenta  que lo mismo pasa del lado norte  y junto a las tiendas departamentales: “Como  toda la ciudad, apesta”, sentencia.

Antes de que la tierra se reacomodara con un terremoto de 8.2 grados el 7 de septiembre de 2017, explica el director de Obras Públicas , José Sánchez, la mayor parte de la red del drenaje ya era obsoleta, pero tras el sismo, casi toda la tubería se colapsó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta