El Arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, afirmó que en la entidad se tienen muchas necesidades, carencias que ante las cuales, no se debe ni puede cerrarse los ojos, y por el contrario, tender y abrir las manos a los demás para ayudarlos.
Indicó que en estos momentos en que no se tiene trabajo o está limitado, se debe compartir por quienes son bendecidos, “pues si se comparte un solo caso de agua, este no quedará sin recompensa desde el cielo”.
Se tiene mucha pobreza en Oaxaca y por ello se debe ser generoso, pues las personas pobres dejan a veces grandes enseñanzas al desprenderse de todo lo que tienen para compartirlo, y quienes son bendecidos con bienes materiales se vuelven egoístas, piensan mucho en ayudar y sólo piensan en sí mismos, dijo.
“Muchos se han quedado sin trabajo, sin salarios; están muy limitados, por eso quienes tienen un poco más podemos compartir algo, una pequeña despensa, medicamentos para enfermos, o ayudar a la reconstrucción de los afectados por los sismos, no podemos pensar solo en nosotros”.
Se debe enseñar a los que vienen detrás de uno que deben ser desprendidos, a mirar a otros por igual, a no creerse superiores, valorar a las personas en su grandeza y su dignidad, además debe enseñárseles a compartir.
TDG/WLT

Compartir

Dejar respuesta