Alejandro Solalinde Guerra, director de la Casa del Migrante “Hermanos en el Camino”, descartó que el conflicto en San Mateo del Mar haya sido por problemas sociales sino de enfrentamientos por el control de la zona entre el crimen organizado.

Durante una entrevista ofrecida a medios de la capital del país, el sacerdote recordó que el conflicto data desde hace varios años, incluida la pugna con su vecino San Dionisio del Mar.

El cura expuso que “lo que pasa es que ahí, aparentemente, hay problemas de límites de tierra, aparentemente, pero no. La cuestión aquí es que es cuestión del narcotráfico, aquí se disputan el narcotráfico… también puede haber tráfico de personas; no descarto eso. Es un asunto muy delicado”, dijo.

Reveló que hace algunos años fue invitado a participar en una mesa de diálogo en la zona; sin embargo, autoridades de aquel entonces le advirtieron sobre el verdadero origen de las pugnas, por lo que evitó entrometerse.

“A mí me pidieron que interviniera y yo me negué porque consulté a autoridades del Estado y también de derechos humanos y el trasfondo es ese, cuando es ese trasfondo uno no puede intervenir porque ahí no hay voluntad ni de un lado ni del otro; hay intereses y hay un riesgo.

 

Compartir

Dejar respuesta