CDMX.- El tamaño de la recesión que se espera en México, en caso de una segunda oleada de contagios, dejará en el país entre 14 millones y 17 millones de personas sin trabajo tanto de la economía formal como de la informal, dijo el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Enoch Castellanos.

Afirmó que “México no puede ser de un solo hombre” y por eso buscan alianzas con gobiernos estatales, municipales, legisladores a fin de encontrar soluciones para apoyar a las empresas y trabajadores en estos momentos de recesión.

Alertó que debe evitarse una “segunda oleada de mortandad” que podrá ser peor que la primera en materia económica, desempleo y hambre, por lo que es necesario que el gobierno trabaje coordinadamente con las empresas para que retome sus actividades y se les den los apoyos necesarios para que reactiven su operación.

“Es muy posible que estemos perdiendo alrededor de 2 millones de puestos de trabajo en la economía formal, si esto lo proyectamos con la economía informal estaríamos hablando entre 14 y 17 millones y el impacto en la sociedad es enorme”, expuso.

SE DEBE ENCONTRAR UN JUSTO MEDIO: ENOCH

Durante su participación en el Foro Euro-Latinoamericano, explicó que se debe de encontrar un justo medio entre garantizar la salud de los mexicanos, mantener los cuidados para evitar contagios y el permitir la reapertura de los negocios.

La realidad actual es que no se regresará a la normalidad hasta que no haya una vacuna y si no se permite la reapertura “esto significará mayores quiebras.

“No hay justificación ni ideológica ni moral para dejarlos solos porque (las empresas) es algo que no lo pidieron vivir eran solventes antes de la pandemia y ahora están con la pandemia con problemas de liquidez”, expuso.

Añadió que “no se puede ganar esta guerra contra el COVID-19 si no estamos unidos como gobierno y sociedad”.

Enoch comentó que el sector privado promovió un acuerdo nacional, con gobiernos de los tres niveles, trabajadores, sindicatos y legisladores para reactivar la economía, en la que por diversas circunstancias como diferencias de visión y pugnas no consiguió el apoyo del presidente López Obrador, así que se frenó la propuesta.

Sin embargo, sigue vigente ese acuerdo, aunque se requiere al gobierno federal porque es el que tiene las facultades para articular políticas públicas y el que tiene los recursos económicos o puede apoyar con líneas de crédito.

“Sin esa fuerza política (del presidente) lo que hemos estado haciendo es trabajar con los apoyos  de los gobiernos estatales, subnacionales, ellos son los que han dado paliativos, no ha habido al menos un apoyo decidido, haremos el acuerdo con quien quiera sentarse, al final México, no puede ser de un solo hombre, seguiremos buscando cómo defender nuestras empresas y trabajo de nuestros colaboradores”, aseguró.

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta