Durante el primer trimestre de este año, la economía de Estados Unidos se contrajo 5 por ciento, la mayor caída registrada desde el último trimestre de 2008, cuando se reportó una baja de 8.4 por ciento; no obstante, se prevé un impacto mayor en el segundo trimestre debido a la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad covid-19, indicó el Departamento de Comercio.

La caída del Producto Interno Bruto (PIB) en el trimestre enero-marzo no cambió del estimado de hace un mes. En dicho trimestre sólo hubo dos semanas de confinamiento que comenzaron en Estados Unidos a mediados de marzo. Este reporte es la tercera y última revisión que hace el gobierno al PIB del primer trimestre del año.

Los economistas consideran que el PIB se desplomó 30 por ciento desde abril hasta el final de este mes. Ése sería el mayor desplome trimestral en la historia, gres veces mayor que el récord actual, una baja de 10 por ciento en el primer trimestre de 1958.

Los expertos piensan que la economía se recuperará en la segunda mitad del año. La Oficina de Presupuesto del Congreso pronosticó una tasa de 21.5 por ciento en el trimestre julio-septiembre y de 10 por ciento en el último trimestre.

Mientras, un puñado de estados, especialmente en el sur, comenzaron a reportar un aumento de las infecciones. E incluso con una recuperación del crecimiento, si ocurre en julio, eso llegaría tras pérdidas enormes que significarían una contracción anual.

El panel de economistas a cargo de declarar recesiones en Estados Unidos anunció el 8 de junio que el país entró en recesión en febrero, poniendo fin a la expansión económica más larga en la historia: 128 meses de crecimiento ininterrumpido que comenzó en junio del 2009.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

 

Compartir

Dejar respuesta