El América del Apertura 2020 sigue en marcha, el equipo azulcrema ha vuelto a los entrenamientos este lunes, inicia la segunda semana de entrenamientos en grupos, con buenas sensaciones, porque el equipo se había mantenido entrenando a distancia, el hecho de haber pisado el campo liberó cierta tensión, porque los jugadores se sienten cómodos en su hábitat natural.

De cara al próximo torneo hay un fuerte optimismo en el cuerpo técnico de tener un plantel que pueda corresponder al protagonismo que exige la afición y la historia del club. Aunque hasta ahora los movimientos son escasos y prácticamente solo se puede ver como un refuerzo a Luis Reyes, porque Adrián Goransch no ha tenido alguna experiencia en el futbol mexicano.

Se espera que el Hueso demuestre en Coapa ese rendimiento que tuvo en San Luis donde fue titular en todos los partidos de Liga que el conjunto potosino disputó en el último año, y su juego mantuvo una regularidad, estará en él pelear por la titularidad en la banda izquierda, sabiendo ya lo que demanda esta playera y que tenga una revancha personal, después de que en su primera etapa no le fue tan bien como se esperaba.

Ese pensamiento positivo que existe en el club de tener un plantel que puede competir sin ningún problema radica en un punto fundamental: arrancar el torneo con todo el grupo, algo que no se logró el torneo pasado por distintas circunstancias y que fue mermando el rendimiento del equipo en diferentes partidos, aunado a las lesiones que se presentaron que fueron otro factor en contra.

COMPLETOS DESDE EL ARRANQUE

No es el caso esta vez, los jugadores pudieron tener un descanso, más largo de lo esperado, pero ese periodo no lo tuvieron en diciembre, por lo que en ese aspecto todos están frescos y con disposición para el trabajo. Y estos meses también terminaron de servir para la adaptación total de jugadores como Leonado Suárez, Santiago Cáseres (le quedan seis meses de préstamo y sabe que debe dar una nota alta para que el club se decida a comprarlo) y Sebastián Cáceres.

Futbolistas como Federico Viñas (recién renovado) tendrá la oportunidad de trabajar desde cero, ya que en los dos torneos que ha jugado con el club, en ambos empezó a jugar cuando el torneo ya estaba en marcha. Roger Martínez es otro jugador al que, dicen, se le ha visto muy implicado, al parecer se le ha quitado esa idea de salir o en todo caso el colombiano ya no lo externa públicamente. Miguel Herrera le ha dicho que cuenta con él y desde el principio podrá ser tomado en cuenta y no como el torneo anterior que fue usado cuando ya no había más efectivos de donde echar mano.

Y en el caso de Nicolás Benedetti, el colombiano avanza de muy buena manera en su recuperación de la ruptura de ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha que sufrió en enero en el preolímpico de Conmebol, el Poeta se encuentra ya en la recta final de su rehabilitación y se prevé que a finales de agosto pueda estar en el campo de juego.

LOS PENDIENTES

Nicolás Castillo entra en este renglón, el chileno avanza bien en su recuperación de la trombosis y sangrado agudo que sufrió entre enero y febrero, pero el panorama es reservado, el mensaje con él no cambia, primero la salud y el futbol ya se verá en su momento. Nico no podrá jugar este semestre y eso lo tienen claro jugador y club.

Renato Ibarra es el otro caso, el ecuatoriano está en venta, se le busca una salida que pueda ser benéfica para ambas partes, pero en los puestos de mayor nivel de la directiva tienen claro que para la cuestión de imagen sería más perjudicial quedarse con el volante ecuatoriano.

Así, América avanza hacia el Apertura 2020, rumores hay muchos, en Coapa siempre los hay, pero el panorama apunta a que para que se produzca alguna entrada, primero deben consumarse una salida.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta