La jefa de áreas críticas del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), Carmen Margarita Hernández Cárdenas aseguró que la dexametasona carece de evidencia científica rigurosa para considerarla como un tratamiento eficaz contra infecciones virales y que reducen la mortalidad entre pacientes graves con covid.

Por el contrario, este tipo de esteroides, explicó en entrevista con MILENIO, pueden aumentar el riesgo de que la persona adquiera bacterias oportunistasy otro tipo de infecciones, eleve los niveles de su glucosa causándoles complicaciones, “sencillamente empeorará”.

Luego de que Peter Horby, de la Universidad de Oxford, anunciara que la dexametasona “es el único fármaco hasta la fecha que ha mostrado que reduce la mortalidad (por covid) de manera significativa. Es un gran avance», Hernández Cárdenas explicó que en el INER, por ejemplo, no utiliza ese tipo de tratamiento por diversas razones, entre estas, jamás se le consideró como candidato entre los protocolos.

¿Qué es la dexametasona?

La dexametasona es un fármaco esteroide que ayuda a reducir la inflamación en una variedad de otras afecciones.En las pruebas de covid-19, ha ayudado a detener parte del daño que puede ocurrir cuando el sistema inmunitario del cuerpo se sobrecarga mientras trata de combatir el coronavirus.

Existen fármacos superiores contra la inflamación, más eficaces para este tipo de pacientes con infecciones virales y con un sistema inmunológico y respiratorio comprometidos. “La dexametasona no debe darse a paciente con infecciones”, mencionó tras lamentar que se estén generando falsas expectativas de curación y de salvar vidas.

“Su uso debe ser reservado”, comentó tras recordar que cuando en México se presentó la pandemia por el A/H1N1, investigaciones serias demostraron que la dexametasona entre pacientes con neumonías graves, “empeoraban su sobrevida”.

Si bien el SARS-CoV2, aclaró, es diferente a este virus A/H1N1, “el uso de esteroides en estos pacientes resultaba perjudicial por ese riesgo elevado de complicarse con otras infecciones y de elevar la glucosa”.

«Es prematuro sacar conclusiones»

La especialista en terapia intensiva consideró que es prematuro sacar cualquier tipo de conclusiones de artículos y estudios que se publican, sin tener la validación y el sustento científico necesario.

“Hemos visto, en las últimas semanas, como revistas de altísimo impacto a nivel médico han tenido que retractarse de sus publicaciones. Tenemos que ser precavidos, tener cuidado como interpretamos una postura o una opinión” y saber “lo que es científica basada en evidencia para adoptar ese tipo de esteroides como parte de los tratamientos de los pacientes”.

Hasta el momento, dijo, se desconoce quién valido el estudio, es decir, si detrás hubo un organismo independiente que haya analizado la evidencia y sometido a revisión el estudio presentado por la Universidad de Oxford.

No hay, en resumen, evidencia científica, por lo tanto, convocó a la población mexicana evitar automedicarse con este tipo de fármacos de venta libre y bajo costos que circulan en el país desde hace 50 años.

“Los esteroides son fármacos que tienen efectos secundarios muy importantes. No deben ser utilizados sin indicación médica. No son fármacos inocuos, pueden aumentar el riesgo de tener otras infecciones. No podemos disponer de ellos nada más así, menos aún si esto esta basados en opiniones y no se ha demostrado la efectividad”.

“Una persona enferma tiene más riesgo de contraer bacterias oportunistas, y es preciso aclara que en covid no se ha demostrado tampoco que aumente el riesgo de mortalidad. Pero quién quiere tener otra infección adicional.

La dexametasona tiene indicaciones concretas de su uso. No se emplea, por ejemplo, como primera línea de tratamiento en enfermedades como artritis reumatoide. Hay otras alternativas más eficaces.

“Se usa en situaciones de inflamación importante, manifestaciones alérgicas. No debe ser utilizado abiertamente por la población en general. Eso es determinación del médico”.

En México, la dexametasona, en su versión genérica, resulta de los esteroides más baratos como parte de un tratamiento contra la inflamación. Se vende sin receta y hasta ahora hay abasto suficiente, explicó Antonio Pascual Feria, presidente de la Asociación Nacional de Farmacias de México.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta