SAN DIEGO

Desde que estallaron, la semana pasada las protestas por la muerte de George Floyd se han identificado más de mil 600 grupos extremistas, en su mayoría supremacistas blancos, que cometen actos vandálicos para perjudicar a la comunidad afroamericana, destacó el Centro Legal Sureño para la Pobreza.

En varias ciudades del país los manifestantes han acusado a jóvenes blancos, al parecer solitarios, que queman patrullas y realizan otros actos vandálicos, para luego desaparecer antes de ser ubicados por la policía.

Autoridades de Minneapolis identificaron oficialmente a infiltrados instigadores blancos como autores de delitos. En Chicago documentaron a un “miliciano” blanco como la persona que activó explosivos en un tribunal.

El Centro Legal Sureño para la Pobreza, una organización especializada en grupos “de odio”, informa que actualmente monitorea a más de mil 600 grupos extremistas y racistas en Estados Unidos, muchos de los cuales podrían operar para desprestigiar la movilización por los derechos de los negros y criminalizar las protestas.

El centro informó por escrito que “es absolutamente imperativo que los departamentos de policía locales y los fiscales de distrito investiguen, arresten y procesen a los agentes que violen los derechos de las personas”.

“Igualmente importante es que la policía debe dejar de responder a las protestas pacíficas de asesinatos policiales con gases lacrimógenos y balas de goma, como lo vimos en las últimas noches”, agregó.

Para el centro, que a menudo asesora a agencias como la Oficina de Investigaciones Federales (FBI), “esta violencia ejercida por la policía contra los manifestantes pacíficos es un grave abuso de los derechos humanos, y debe detenerse ahora”.

Las manifestaciones por la muerte de Floyd continuaron ayer en Estados Unidos y se extendieron a otras ciudades del mundo.

Mientras, otra denuncia por brutalidad policial desató indignación al conocerse un video en el que se ve a policías de Buffalo, Nueva York, que agredieron el jueves a un hombre de 75 años que participaba en las protestas.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta