En México, los dividendos pueden gravarse a una tasa máxima de 42 por ciento y las personas físicas contribuyen con 28.6 por ciento del impuesto total, esta tasa es menor a la de la mayoría de los países analizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y debe ser analizada porque puede tener consecuencias redistributivas, considerando que quienes los reciben pertenecen a los deciles más altos de ingresos, advirtió el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

¿Qué son los dividendos?

Los dividendos, que son ingresos que provienen de las utilidades que se reparten a los accionistas de una empresa

En un documento, el CIEP explicó que dichos ingresos son gravados a las personas morales, al ser parte de sus utilidades, y a las personas físicas, al ser considerados como parte de sus ingresos acumulables.

En México, del impuesto total pagado, la persona moral paga 71.4 por ciento, mientras que la persona física paga 28.6 por ciento; en contraste, en Chile, Turquía y Dinamarca, las personas físicas pagan 37.5, 41.5 y 52.3 por ciento, respectivamente, del total del impuesto, por lo que México tiene una de las menores tasas de 34 países analizados por la de la OCDE.

El centro de investigación detalló que en México existen impuestos tanto al consumo como al ingreso. Dentro de estos, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) son los principales como parte de los impuestos al consumo, mientras que el Impuesto sobre la Renta (ISR) lo es en el caso de los impuestos al ingreso.

Así, las personas físicas pueden tener diferentes fuentes de ingreso como salarios, intereses y dividendos. Los dividendos son ingresos que, por su naturaleza, son recibidos por personas de los deciles de ingreso más alto.

En este contexto, señaló el CIEP, ante la actual discusión del país en torno a la desigualdad, y ante la evidente necesidad de contar con mayores recursos para financiar el gasto social en el país, es relevante conocer cómo se gravan los dividendos en México.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta