Este viernes la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) cumplirá 20 años de su creación; pero en vísperas de su aniversario la Conanpestá agonizando, pues con el recorte del 75 por ciento de su presupuesto se eliminan por completo los gastos de operación, por lo que ya no cuentan con recursos para gasolina, mantenimiento de vehículos, viáticos para salidas a campo, renta de oficinas, vigilancia y limpieza; aunado al recorte de más de 200 trabajadores, una quinta parte de la plantilla laboral, lo que se traduce en el abandono de las comunidades asentadas en las zonas más remotas del país.

El objetivo de la Conanp es “conservar el patrimonio natural del país, mediante la administración de las Áreas Naturales Protegidas (ANP´s) y la promoción del desarrollo sostenible en las comunidades que dependen de esos sitios”, casi 26 millones de hectáreas que equivalen al 13 por ciento de la superficie del territorio nacional, donde habitan comunidades y pueblos indígenas que contribuyen con su preservación.

Además, los procesos naturales de las ANP´s, proveen importantes servicios ambientales para la población de todo el país, por ejemplo, 7 de las ciudades más grandes dependen del agua que se genera en los bosques protegidos, como la región de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca que abastace el agua del Sistema Cutzamala o el Parque Nacional Cumbres de Monterrey que genera el agua que consume la zona metropolitana de la ciudad del mismo nombre en Nuevo León.

Incluso, durante su campaña, el presidente Andrés Manuel López Obradorsostuvo en su agenda de medio ambiente 2018-2024 que el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas constituye una poderosa herramienta, y destacó la “responsabilidad que implican las áreas naturales protegidas en nuestro país ya que éstas prestan y proveen servicios y bienes ambientales de los cuales depende la calidad de vida de millones de personas siendo, además, la prueba irrefutable de que el desarrollo sostenible de nuestra sociedad es posible, viable y necesario.»

Pero en lugar de cumplir con su promesa de campaña, el 23 de abril, el presidente presentó el Decreto por que se establecen las medidas de austeridad que deberán observar las dependencias y entidades de la Administración Pública, llevando a la agonía a esta comisión en pleno cumpleaños.

“Los guardaparques no podrán estar en campo, trabajando directamente con las comunidades y vigilando las áreas naturales protegidas, porque ya no hay gastos para gasolina, mantenimiento vehicular, luz, agua. Además, en estos momentos están recortando cerca de 200 guardaparques de un proyecto especial para fortalecer el campo”, denunció un funcionario de la dependencia.

Lo grave, dijo, es que los guardaparques cumplen funciones esenciales para las comunidades que en su mayoría se encuentran sumamente aisladas y sin recursos, por lo que representan el primer contacto con las cabeceras municipales y contribuyen con el bienestar social, pues muchas veces son quienes les acarrean los medicamentos que necesitan o los trasladan cuando coinciden sus vistas de campo.

“Dejar a la Conanp sin operar no es solo detener las camionetas o salir de las oficinas, significa abandonar a las comunidades indígenas que en ellas habitan”, denunció la cuenta @Salvemos a la Conanp.

La Conanp administra 182 Áreas Naturales Protegidas (ANP’s) que representan casi 91 millones de hectáreas, de esa cifra, el 11 por ciento, es decir, 21 millones 886 mil, corresponden a superficie terrestre con variados ecosistemas.

Hasta mayo pasado, en la dependencia laboraban cerca de mil cien personas, 200 se encuentran en oficinas centrales en la Ciudad de México y alrededor de 900 en las 9 direcciones regionales en que se divide el país, de éstos, 645 son trabajadores de campo, lo que representa que cada guardaparque tenía 32 mil hectáreas bajo su responsabilidad. Ahora, del total de los mil 100 trabajadores entre los que se incluían algunos miembros a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, alrededor de 200 de ellos, se quedarán sin trabajo al terminar el mes de junio.

De acuerdo con el PNUD, el gasto ejercido en conservación y uso sustentable de la biodiversidad pasó 6.6 mil millones de pesos en 2006 a 20.3 mil millones en 2014; sin embargo, a partir del 2015 el gasto ha tenido un decremento ubicándose en 2015 en 0.09 por ciento proporcional al PIB. Esa cifra coloca a México por debajo del promedio de gasto de otros países BIOFIN de América Latina que es de 0.14 por ciento”.

Los expertos destacan que las necesidades de financiamiento de México para el cumplimiento de los compromisos nacionales e internacionales ascienden a 8.6 mil millones de pesos anuales adicionales al 2020.

“En México, el costo por el agotamiento y la degradación ambiental equivale al 4.6 por ciento del PIB, cifra en aumento y que contrasta con un 0.09 por ciento de gasto en protección del ambiente”.

Tras darse a conocer el recorte del 75 por ciento, ya circula en la plataforma Change.org una petición para el restablecimiento del presupuesto de la Conanp, dirigida al presidente López Obrador y que en unas horas ya suma cerca de mil firmas. Mientras que la plataforma Usa tu poder.org lanzó la petición “Salvemos a la Conanp”, dirigida no solo al presidente, sino también a los titulares de la Semarnat Víctor Manuel Toledo y de la Conanp, Roberto Aviña, que suma cerca de 11 mil firmas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta