Los perros y gatos no son portadores del virus SARS-CoV-2, causante del COVID-19, o de próximos reservorios que contagiarán a las personas, afirmó el académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Daniel Martínez Gómez.

Explicó que esto se debe a que no es fácil que el patógeno permanezca en los tejidos de las especies, ya que se trata de procesos adaptativos que pueden tardar bastante tiempo.

Señaló que en el transcurso del contagio normal se reconoce el vector, se introduce en las células y estas identifican el ARN viral para empezar a replicar, ensamblándolo en la forma correcta y distribuyéndolo en los tejidos.

“Así que todo esto debe ocurrir para que una mascota se pueda volver infecciosa”, indicó mediante un comunicado.

Al respecto, Martínez Gómez mencionó que como parte de un experimento, científicos japoneses que contagiaron a hurones y gatos detectaron que los virus desaparecieron a los pocos días, aunque de repente aparecieron cargas virales altas que de inmediato se redujeron casi por completo. Esto puso al descubierto que no pueden afectar a los humanos.

“Ahora volvemos a tener el segundo brote (de SARS), por lo que lo único que nos ayuda a entender es que hay una réplica, pero para poder decir que gatos y perros van a ser los próximos reservorios que contaminarán a la personas todavía faltan muchas cosas por suceder”, agregó.

De cualquier modo, dijo el académico, el trabajo de médicos y veterinarios es estar en alerta y vigilancia epidemiológica siempre, ya que “si de repente encuentran muchos casos hay que investigar para ir un paso adelante y decir con certeza si está o no sucediendo”.

Esta nota originalmente se publicó en López-Dóriga Digital

Compartir

Dejar respuesta