El asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía de Minneapolis, en Estados Unidos, ha desencadenado una serie de protestas contras las autoridades de dicho país a las que se han sumado celebridades, deportistas y compañías de entretenimiento.

Tal es el caso de Sony, que no se quedó atrás y, para solidarizarse con los manifestantes, decidió posponer el evento de presentación del jueves 4 de junio en el que revelaría los primeros videojuegos que llegarán a su consola de próxima generación, PlayStation 5 (PS5).

El evento, llamado El futuro del gaming, pretendía mostrar a la comunidad gamerlos videojuegos que saldrían tras el lanzamiento de la consola «en Navidad», señaló en un comunicado el CEO de Sony Interactive Entertainment (SIE), Jim Ryan.

«Hemos decidido posponer el evento de PlayStation 5 programado para el 4 de junio. Aunque entendemos que jugadores de todo el mundo están emocionados por ver los videojuegos para PlayStation 5, no sentimos que ahora sea un momento de celebración y, por ahora, queremos dar un paso atrás y permitir que voces más importantes sean escuchadas”, compartió la compañía en sus redes sociales.

Aunque no se informó en qué otra fecha se realizara la presentación, la comunidad de jugadores espera que no pase mucho tiempo para conocer los productos de la consola de nueva generación.

«Denunciamos el racismo sistemático contra la comunidad afroamericana. Continuaremos trabajando hacia un futuro marcado por la empatía y la inclusión con nuestros creadores, jugadores, empleados, familias y amigos de color», agregó la empresa en otra publicación.

PlayStation 5: detalles de la consola

Sony ya ha revelado detalles técnicos internos de su consola PS5, entre los que destacan el uso de una arquitectura gráfica RDNA 2 de AMD, una potencia máxima de 10,3 Teraflops y memoria SSD capaz de cargar 2GB en 0,27 segundos.

Otro elemento revelado es el mando de nueva generación, DualSense, que cambia el diseño, potencia la tecnología háptica e incluye tecnología de audio Tempest 3D inmersiva.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta