La agencia calificadora HR Ratings ajustó a la baja sus proyecciones de crecimiento para la economía mexicana, ahora estima una contracción del producto interno bruto (PIB) de 7.4 por ciento en 2020, superior a la caída esperada de 4.25 por ciento en abril, esto ante la crisis económica provocada por la contingencia sanitaria de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2.

Para 2021 contempla un escenario de menor recuperación, con un aumento del PIB de 2.3 por ciento, por debajo del estimado previo de 3.4 por ciento. Para el cierre del sexenio, estima un crecimiento de 2.6 por ciento.

La agencia explicó que para el segundo trimestre de 2020 estima que se presentará la mayor caída en la actividad económica para un trimestre desde que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) tiene registro, de 36.5 por ciento y eso se reflejará en una pérdida de más de un millón de empleos, solamente en el segundo trimestre.

En un documento, explicó que en su anterior actualización contemplaba la posibilidad de una fuerte recuperación en el segundo semestre de 2020 y sobre todo en 2021, similar a lo acontecido en crisis económicas anteriores.

No obstante, señaló HR Ratings, dada la renuencia de la actual administración a implementar un paquete de estímulos fiscales lo suficientemente importante para impulsar economía, la recuperación económica para 2021 sería más limitada. Esto último a pesar de un enfoque contracíclico del lado de la política monetaria, apoyado por medidas para proveer liquidez al mercado financiero anunciadas en abril.

Detalló que el gobierno mexicano ha dado una débil respuesta para estimular la economía, pues la momento de este reporte se tiene que el estímulo fiscal impulsado equivale a 0.7 por ciento de PIB, muy por debajo de otras economías latinoamericanas con menor capacidad económica e incluso menor espacio fiscal.

En perspectiva, Colombia que posee un nivel de calificación similar al de México y cuenta con un paquete de estímulos equivalente a 2.4 por ciento del PIB. Países como Chile y Perú que, aunque posen una economía más pequeña tienen un mayor espacio fiscal y nivel de calificación, cuentan con estímulos de 4.7 y 7 por ciento del PIB respectivamente.

Países con menor calificación crediticia, menor capacidad económica y espacio fiscal como Brasil, Guatemala y Paraguay, cuentan con paquetes que equivalen a 13.5, 3.7 y 2.5 por ciento del PIB respectivamente.

A lo que se suma que el gobierno reafirmó su compromiso con la austeridad republicana y el enfoque de la administración actual que erosiona la confianza de los inversionistas y fundamenta la expectativa de una contracción y/o estancamiento de la inversión privada por un periodo más extenso.

HR Ratings añadió que en comparación con escenarios anteriores, considera una duración más prolongada de las medidas de confinamiento y también un repunte más lento en el segundo semestre, ya que la economía no regresaría a la normalidad.

Es así, abundó, que el balance de riesgos en torno al crecimiento está significativamente sesgado a la baja, en especial por el riesgo de repuntes en el nivel de contagios una vez aligeradas las medidas de confinamiento, caso que ya ha sucedido en otros países.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta