JUCHITÁN, OAX.- Al menos 700 campesinos que rentan sus tierras a empresas eólicas en este municipio denunciaron que pueden verse afectados después de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) suspendió la construcción de dos centrales generadoras de energía.

Aseguraron que la revisión de los contratos de compra de electricidad con cinco parques eólicos, debido al pago a sobreprecio de la energía, también les puede traer repercusiones negativas.

“Si el Gobierno ya no les va a comprar, ¿perderemos los contratos? Con el campo abandonado, sólo nos quedan las eólicas”, señaló Fernando García, presidente del Ejido Santo Domingo.

El 29 de mayo, un juez federal suspendió el acuerdo promovido por la secretaria de Energía, Rocío Nahle, mediante el cual se busca frenar las inversiones de energías limpias.

La CFE ha desembolsado casi 20 mil millones de pesos por la compra de electricidad, un porcentaje de ello, poco más de 2 mil 600 millones de pesos, se consideran pérdidas por la compra de electricidad a sobreprecio, según datos de la propia empresa productora del Estado.

 

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

Compartir

Dejar respuesta