CIUDAD DE MÉXICO

Las nueve mil 886 tortugas de agua dulce que lograron sobrevivir, luego de ser rescatadas en la Aduana del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en un intento por ser traficadas ilegalmente a China, fueron trasladadas a unidades de manejo para la conservación de los estados de Quintana Roo y Yucatán.

El sábado 9 de mayo, usuarios de redes sociales denunciaron que las «tortugas dulceacuícolas» se encontraban abandonadas en la terminal aérea en 158 cajas de madera, y que algunas estaban muriendo deshidratadas, sin alimento y por hacinamiento.

El domingo 10 de mayo, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), llevó a 15 mil 53 ejemplares al Centro para la Conservación e Investigación de la Vida Silvestre (CIVS) de Los Reyes La Paz, Estado de México, donde contabilizó 260 tortugas muertas.

De acuerdo con el más reciente reporte de la Profepa, en total cinco mil 167 ejemplares perdieron la vida, debido a que su estado físico ya estaba muy deteriorado.

«Durante los días de permanencia en el CIVS, se buscó que los ejemplares se mantuvieran en las condiciones óptimas, sin embargo, muchos de ellos mostraron a su llegada el pasado 10 de mayo un estado físico muy deteriorado», puntualizó.

La autoridad ambiental explicó que «decidió trasladar la totalidad de las tortugas vivas a unidades de manejo en Chetumal, Quintana Roo y Mérida, Yucatán, a efectos de que cuenten con mejores condiciones para su supervivencia, en virtud de que los factores climáticos no les permiten tener condiciones para su estancia en la Ciudad de México».

Agregó que ya se presentó la denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR), del supuesto propietario por no acreditar la legal procedencia de las tortugas, por lo que se están realizando las diligencias correspondientes, y continuará abierto el procedimiento administrativo para determinar la responsabilidad administrativa del presunto responsable.

Algunos de los ejemplares de «tortuga dulceacuícola» asegurados, se encuentran protegidos por la Norma Oficial Mexicana 059, como es el caso de las especies Kinosternon leucostomum, Staurotypus triporcatus, Trachemys sp. y Claudius angustatus, que tienen las categorías de «Protección Especial», «Amenazadas» o en «Peligro de Extinción».

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta