El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que había hablado con la familia de George Floyd, el afroamericano que murió mientras estaba siendo arrestado por la policía, un hecho que provocó fuertes disturbios.

«Hablé con miembros de la familia, gente excelente», dijo en la Casa Blanca. Trump fue criticado por comentarios anteriores en Twitter en los que llamaba «matones» a los manifestantes y advertía que «cuando comiencen los saqueos, comenzará el tiroteo».

En sus últimos comentarios, dijo que apoyaba las protestas pacíficas. Sin embargo, advirtió: «no podemos permitir que una situación como la que ocurrió en Minneapolis conduzca a más anarquía y a un caos sin ley».

«Entiendo el dolor, entiendo el dolor. Esta gente realmente ha pasado por mucho. La familia de George tiene derecho a la justicia y la gente de Minnesota tiene derecho a vivir a salvo», afirmó.

El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, declaró el viernes un estricto toque de queda en la ciudad tras tres noches de disturbios por la muerte de un negro desarmado que estaba bajo custodia policial.

El policía de Minneapolis que aparece en un video con la rodilla presionando el cuello de George Floyd fue acusado el viernes de asesinato en tercer grado, dijo la fiscalía.

«Derek Chauvin ha sido acusado por la oficina del fiscal del condado de Hennepin de asesinato y homicidio involuntario», dijo el fiscal del condado, Mike Freeman, a periodistas, y agregó que el primer cargo es asesinato en tercer grado.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta