En abril de 2020, mes en el que se llevaron con mayor rigor las medidas sanitarias para contener la propagación del coronavirus, los ingresos presupuestarios registraron una caída de 19 por ciento a tasa real, con respecto al mismo mes de 2019, afectados por retrocesos en prácticamente todos sus componentes, los más importantes se presentaron en los ingresos petroleros y tributarios, especialmente en el Impuesto sobre la Renta (ISR).

De acuerdo con las cifras publicadas por la Secretaría de Hacienda, en abril de 2020 los ingresos petroleros registraron una caída anual de 73.8 por ciento; al interior, los ingresos provenientes de Petróleos Mexicanos (Pemex) cayeron 69.2 por ciento.

La dependencia indicó que en el laspso enero-abril de 2020 los ingresos presupuestarios del sector público estuvieron afectados por la disminución en los precios de los hidrocarburos y combustibles y en las ventas de estos últimos, derivadas de la menor movilidad por las medidas de confinamiento.

En tanto, los ingresos no petroleros descendieron en abril pasado 7.6 por ciento real anual. Los tributarios presentaron una disminución de 15.3 por ciento; al interior, la recaudación del Impuesto Sobre la Renta (ISR), que representa 56 por ciento de la recaudación total, descendió 26.2 por ciento, la del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) distintos a diésel disminuyó 10.5 por ciento.

Recaudación de IVA e IEPS aumentan

No obstante, esto fue parcialmente contrarrestado por un aumento real anual en la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 8.3 por ciento y en la del IEPS a gasolinas y diésel que se incrementó 4.7 por ciento, ambos gravámenes representan 36 por ciento de la recaudación total.

En el lapso enero-abril, los ingresos tributarios en el cuatrimestre aumentaron 5.6 por ciento real anual, como resultado de las acciones para reducir la evasión y la elusión de impuestos.

La Secretaría de Hacienda señaló que si bien las cifras de abril ya reflejan los primeros efectos sobre la recaudación de las acciones de distanciamiento social, los ingresos tributarios acumulados de los primeros cuatro meses del año fueron 22 mil 100 millones de pesos superiores a lo programado.

Gasto público

Del lado del gasto programable del sector público, en abril de 2020 se registró un aumento de 5.1 por ciento real, con respecto al mismo mes de 2019. Los aumentos más significativos se registraron en la Secretaría de Economía, con un incremento de 197.6 por ciento, y en Trabajo y Previsión Social, con un alza de 196.1 por ciento.

En enero-abril de 2020, el gasto neto pagado se ubicó en 1.957 billones de pesos, monto menor al previsto en el programa del Presupuesto de Egresos en 46 mil 800 millones de pesos. Respecto a enero-abril de 2019, el gasto neto pagado fue mayor en 7 por ciento en términos reales.

Dentro del gasto no programable, el costo financiero, que concentra el pago de intereses de la deuda, entre otros elementos, registró en abril un aumento real de 15.1 por ciento, con respecto al mismo mes de 2019; y en el periodo enero-abril el aumento real anual fue de 6.1 por ciento.

Deuda pública

Al cierre de abril de 2020, el Saldo Histórico de Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda pública, ascendió a 12.88 billones de pesos. El componente interno del SHRFSP se ubicó en 7.93 billones de pesos, mientras que el externo fue de 204 mil 800 mil millones de dólares (equivalente a 4.995 billones de pesos).

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta