En el municipio de Venustiano Carranza, Chiapas, decenas de personas participaron en actos vandálicos, atacando incluso la casa de la madre del gobernador de la entidad, Rutilio Escandón. Todo por una noticia falsa sobre un dron que supuestamente esparciría coronavirus.

La gente salió a las calles de Venustiano Carranza con palos, machetes y el rostro cubierto. la protesta comenzó después que en redes sociales se difundieran mensajes con información falsa: estaban esparciendo sustancias tóxicas a través de drones, para envenenar a la población y así justificar, según ellos, las muertes por COVID-19.

“Dicen que eso estaba soltando líquidos para que se enfermen más la gente es que hubo, aquí en Carranza hubo muertos como de 20 de 25, bastante en un solo día de varios lugares de varios barrios bastante al otro día igual y así estuvo”, dijo un habitante de Venustiano Carranza.

Los habitantes, primero causaron destrozos. prendieron fuego a la presidencia municipal y a las oficinas de protección civil en casa del alcalde Amando Trujillo Ancheyta, además en la de sus suegros, sacaron muebles y les prendieron fuego.

Después vandalizaron la clínica del IMSS, donde se atiende a personas contagiadas.

También llegaron hasta la casa de la madre del gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón.

“Este acto fue protagonizado por vulgares ladrones y cobardes que trataron de engañar a la gente de Venustiano Carranza, confundiéndolos con el problema del COVID-19, diciendo que el COVID no existe, que es una enfermedad creada, inventada por el estado para afectar a la gente de los pueblos”, dijo el gobernador Rutilio Escandón.

Los habitantes ingresaron a tiendas comerciales, donde robaron celulares, pantallas, motocicletas, equipos electrodomésticos. Destruyeron un cajero automático y sacaron todo el dinero.

Luego de 12 horas de hechos vandálicos, elementos del ejército, guardia nacional y policía estatal ingresaron a la cabecera municipal para tomar el control del pueblo. fue hasta ese momento que medios de comunicación registraron lo que había sucedido…

La Fiscalía de Chiapas investiga los delitos de atentado contra la paz y la integridad corporal; robo, motín, pandilleros, daños y los que resulten.

Venustiano Carranza se ubica a dos horas de Tuxtla Gutiérrez. Ahí, hasta el momento se han contagiado 31 personas y cuatro han fallecido.

En el lugar, habitado en su mayoría por indígenas tzotziles, se rigen por usos y costumbres, y las autoridades tradicionales así como la organización campesina “casa del pueblo” mantienen un gran control sobre la población.

El Viernes Santo, sin permiso de las autoridades y de la Iglesia, todo el pueblo salió a las calles para participar en la procesión del Cristo Nazareno.

Esta nota originalmente se publicó en Noticieros Televisa

Compartir

Dejar respuesta