Brasil, con mil 124 nuevos fallecimientos en las últimas 24 horas, superó este viernes a España y se convirtió en el quinto país con más muertos por coronavirus, totalizando 27 mil 878 decesos, informó el Ministerio de Salud.

El país sudamericano, donde la pandemia se halla en pleno auge, registró además un récord diario de 26 mil 928 nuevos casos de covid-19 en las últimas 24 horas, con lo que el número de contagiados llega a 465 mil 166.

Calculado por millón de habitantes, la cifra de Brasil no parece tan impactante: la tasa es de 131.2 muertos por millón de habitantes, frente a más de 300 en Estados Unidos y a 580 en España.

Pero la epidemia está lejos de alcanzar su pico, en una fecha que el ministerio de Salud dice que «no hay cómo prever», y, según ciertas estimaciones, los casos de contagio podrían ser hasta quince veces superiores, dado que en Brasil no se practican test masivos.

El continente americano cuenta más de 2.6 millones de casos, mientras que Europa ha superado los 2.05 millones, arrastrado principalmente por Rusia, el tercer país con más personas contaminadas.

El noreste de Brasil, que ya sufre con sequías cíclicas y altos niveles de pobreza, se ve golpeado ahora de lleno por la pandemia del nuevo coronavirus y el parón económico de las medidas adoptadas para combatirlo. Los estados de Sao Paulo, Río de Janeiro y Amazonas siguen siendo los más afectados por la pandemia.

El noreste es la segunda de las cinco regiones con mayor número de muertos y contagios, detrás del acaudalado sudeste, por donde la epidemia entró al país. Y Brasil es actualmente el segundo país en número de contagios en el mundo, detrás de Estados Unidos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó este 29 de mayo a 356 mil 254 el número de muertos en el mundo a causa del covid-19, lo que supone 4 mil 183 decesos adicionales por esta nueva enfermedad en una jornada.

Los casos confirmados son casi 5.67 millones, es decir 104 mil más que los reportados la víspera, con lo que vuelve a subir la curva de personas infectadas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta