Alexi Espinoza

Margarita Martínez Ortega, dueña de la Guarachería y Talabartería “La Biche” está indignada. “Ahí sigue saliendo humo; los bomberos dijeron que ya no tenían agua y se fueron”.

Al fondo de lo que fue su negocio, el humo azul brota, hace líneas caprichosas y se esparce. Pareciera burlarse de la desgracia.

“Mire, el techo está a punto de colapsar; eso se va a caer en cualquier momento y habrá muertos. Tenemos la pandemia encima y ahora se nos vino esto”.

“Las autoridades se están viendo lentas. Los funcionarios de la Fiscalía nos dicen que vayamos a donde están ellos para poner la denuncia: ¿A quién demandamos? ¿Para qué perder el tiempo?”.

Su rostro moreno denota que está muy enojada, tal vez impotente por lo que ha pasado. En su local los artículos de piel fueron devorados por el fuego. El ambiente huele a piel quemada.

“La administradora del mercado dice que estuvo anoche, pero hoy no vemos claro. Viene sola, ni siquiera trae una secretaria para que le lleve el conteo de los puestos quemados”.

Mujer trabajadora, lamenta lo sucedido y que muchos años de trabajo se hayan reducido a cenizas, pero tiene esperanzas de resurgir a la mayor brevedad.

“Que manden las brigadas de limpieza; necesitamos limpiar todo esto para comenzar de nuevo. Esto urge”, señala y aprieta la mandíbula con fuerza.

TDG / WLT
Compartir

Dejar respuesta