Las autoridades surcoreanas pidieron hoy reforzar durante las próximas dos semanas las medidas de distanciamiento en Seúl, donde también ordenaron el cierre de muchos espacios públicos ante el fuerte repunte de casos ligado a un brote en una nave comercial.

El ministro de Salud y Bienestar surcoreano, Park Neung-hoo, solicitó en rueda de prensa a los ciudadanos de Seúl y la región en torno a la capital, que incluye la circundante provincia de Gyeonggi y la ciudad costera de Incheon, a que intensifiquen las medidas de distanciamiento hasta el 14 de junio para evitar más contagios.

El ministro anunció que durante ese plazo en la región capitalina se cerrarán parques, museos, cines y otros espacios públicos, e instó a sus habitantes a evitar cualquier reunión no indispensable y a establecimientos como bares y restaurantes que extremen las medidas de distanciamiento y registren los datos de cada visitante.

El brote detectado en un centro de logística en Bucheon (Gyeonggi) suma ya 82 casos en tan solo tres días desde que se identificara el primer positivo en un trabajador del almacén, confirmó Park, que insistió en que existe un “alto riesgo de que el contagio se multiplique con fuerza”.

De momento, ya se testeó a casi todos los trabajadores, a sus contactos y a los visitantes de esta nave, que en total suman más de 4 mil personas y el ministro aseguró que el rastreo se intensificará para evitar una mayor propagación.

Aún así, admitió la posibilidad de que “la infección ya se haya extendido a otros puntos de la región” fuera del radar de las autoridades.

Dijo también que, por el momento, los colegios seguirán abiertos en Corea del Sur, y pidió la colaboración ciudadana para evitar que se extienda el COVID-19 y haya que volver a cerrarlos.

“Si este brote (en Bucheon) sigue creciendo tendremos que volver a la fase de distanciamiento social”, avisó Park, en relación al periodo de prevención más estricto que Corea del Sur dio por finalizado el pasado 6 de mayo.

El brote en torno a la capital propició que Corea del Sur registrara ayer 79 nuevos positivos, la mayor cifra desde el pasado 5 de abril.

En total, el país asiático, uno de los que mejor ha controlado la pandemia hasta ahora gracias a su sistema de rastreo exhaustivo, testeo masivo y aislamiento de contactos, suma en total 11 mil 344 contagios, de los cuales solo 735 (el 6.5 por ciento) son casos activos.

El 91.1 por ciento de los infectados se curó, mientras que 269 murieron, dejando una tasa de letalidad del 2.37 por ciento.

Esta nota originalmente se publicó en López-Dóriga Digital

Compartir

Dejar respuesta