CIUDAD DE MÉXICO.

Poco a poco se irá dando la reapertura de las actividades sociales y laborales. Y definitivamente hay que hablar de una nueva normalidad.

Una pandemia como la que estamos viviendo supone un antes y un después.

Para el regreso a las actividades laborales, expertos han hecho una serie de recomendaciones, basadas, principalmente, en el distanciamiento físico.

Lo primero sería la redistribución de espacios en el lugar de trabajo: se aconseja separar los escritorios o cubículos, colocando además barreras de plástico o vidrio para evitar el contacto.

También hablan de, en la medida de lo posible, mantener el home office: las empresas pueden apostar por mantener un esquema mixto de gestión desde la oficina y el hogar. Para ello se le debe brindar al colaborador la infraestructura necesaria para gestionar sus actividades vía remota.

E importantísimo: los protocolos de limpieza: se recomienda usar agua y jabón varias veces al día en las superficies u objetos como las mesas, sillas o perillas.

En artículos como teléfonos, celulares o computadoras se recomienda la utilización de una solución de alcohol, pues son los que están más expuestos.

Y finalmente, es vital desinfectar y ventilar los espacios para evitar el estancamiento del virus; esto permite que el aire tenga mejor calidad.

Reactivar las actividades productivas es fundamental, pero siempre será más importante cuidar la salud de los trabajadores.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta