CIUDAD DE MÉXICO

Con el fin de recuperar bienes y servicios ambientales, el Instituto Nacional de la Pesca (Inapesca), mantiene en Quintana Roo, el programa de cultivo de coralespara la restauración de arrecifes en el Caribe Mexicano, que son una barrera natural contra los huracanes, atractivo turístico y criadero de peces de importancia comercial.

En una video charla, Claudia Padilla Souza, encargada del proyecto por parte del Inapesca dio a conocer que tan solo el año pasado se lograron producir más de 48 mil corales de 12 especies distintas con la técnica de dispersión asistida, reproducción sexual, micro-fragmentación y fragmentación tradicional, que son sembrados en las profundidades con una mezcla tipo cemento.

“Con respecto a las intervenciones en el arrecife, se sembraron 24 mil 396 corales en 20 diferentes sitios dentro de cuatro áreas naturales protegidas: Isla Contoy, Isla Mujeres, Akumal, Puerto Morelos”, precisó.

La integrante del Centro Regional de Investigación Pesquera y Acuícola (CRIP) de Puerto Morelos, señaló que existe una meta muy ambiciosa para el 2022 que es la producción de 265 mil corales, con el apoyo del Gobierno de Quintana Roo.

Destacó que más del 60 por ciento de los arrecifes del Sistema Mesoamericano,al que pertenece el Caribe Mexicano, se encuentran en condiciones pobres o estado crítico, en parte por el llamado síndrome de blanqueamiento, atribuido al cambio climático, por la elevación en la temperatura del agua y la acidificación de los mares.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta