Alexi Espinoza

Con machetes y palos, pobladores de San Antonio de la Cal impidieron la tarde de este miércoles la desinfección de las calles de la comunidad, “ya que ahí no hay rastros de COVID”  y exigieron al presidente municipal Alfonso Vásquez Santiago  la suspenda de manera definitiva “pues ya causó un muerto”.

De acuerdo con la ciudadana, Irene Jiménez Reyes, el edil mandó «fumigar» la población, sin embargo, el líquido que esparcieron ha ocasionado algunas intoxicaciones y ardor en los ojos, por lo que exigieron que deje de hacerlo.

Señaló que el edil, Vásquez Santiago, argumentó que  el líquido fue autorizado por los Servicios de Salud de Oaxaca y que no es peligroso, sin embargo la población arguye que ya  murió una persona a causa de ello.

Indicó que solicitaron información a los SSO y les dijeron que ellos no sabían nada de ninguna sanitización.

De acuerdo con los Servicios de Salud de Oaxaca,  San Antonio de la Cal reporta 33 casos de Covid-19,  hasta el 25 de mayo.

Una situación similar se vive en San Pedro Pochutla. Ahí, en ese poblado costeño, los habitantes fueron convocados la tarde de este miércoles, a través de las redes sociales,  para evitar la desinfección de las calles que realizaría personal de los Servicios de Salud.

Compartir

Dejar respuesta