Alejandra Reynoso, senadora del Partido Acción Nacional (PAN), denunció la existencia de un subregistro de contagios y defunciones por coronavirus en el país, pues al menos hay una contabilización de un millón de personas enfermas por el virus.

La panista afirmó la evidencia de que hay una manipulación y poca transparencia de los datos que se reportan de la pandemia.

“Pues lo que se está mostrando hasta el momento es la punta del iceberg. Es importante insistir que en el seguimiento de los casos y de las defunciones por covid-19, transcurren los días y se hace cada vez más evidente de los datos. Es muy preocupante como las autoridades emiten mensajes contradictorios, el Presidente dice ya vamos de salida, pero las cifras que vemos siguen incrementando”, añadió.

En rueda de prensa, refirió que el gobierno reportó este martes poco más de 71 mil casos de personas positivas de covid-19, pero aseveró que la cifra es mucho mayor y podría alcanzar hasta un millón de contagiados.

“Ayer (lunes) el subsecretario López-Gatell dijo en la conferencia diaria que llevamos 71 mil 105 casos positivos, pero esa cifra considera sólo a los pacientes sintomáticos en instituciones públicas de salud. Si le agregamos a los pacientes asintomáticos, que como se ha dicho por las autoridades son 8 de cada 10, podrían ser 343 mil casos. Ahora si le sumamos también los 30 mil casos de pruebas en instituciones privadas (…) estimamos que la cifra real podría andar en los 880 mil, en otras palabras mientras el gobierno nos dice que solo hay 71 casos, es sólo la punta del iceberg, la realidad es que hay más de 800 mil, quizá más de un millón, ya ni hablar del tema de las defunciones”, explicó.

Recordó que México ya ocupa el noveno lugar entre los países con mayor número de decesos e insistió que hay serias irregularidades en las cifras oficiales, entre ellas, las actas de defunción del gobierno de la Ciudad de México por covid-19 “son tres veces más a las que reporta el gobierno federal”.

Añadió que “el número de cremaciones en diversas funerarias se han incrementado. Hay muchos pacientes que, ante las deficiencias de la atención médica, prefieren permanecer en casa durante su enfermedad, desafortunadamente fallecen y no se registran sus muertes por covid-19. Las defunciones tienen un retraso en el registro de la base de datos de hasta dos semanas después”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta