Científicos liderados por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) encontraron evidencia rotunda de la existencia de Próxima b, el planeta extrasolar más cercano a la Tierra, el cuál podría albergar vida debido a sus grandes similitudes con nuestro planeta, según el estudio publicado en la revista Astronomy & Astrophysics.

La confirmación se ha llevado a cabo utilizando medidas de velocidad radial realizadas con el nuevo instrumento ESPRESSO, el espectrógrafo más preciso construido hasta la fecha, instalado en el Very Large Telescope (VLT), situado en el observatorio del Cerro Paranal de Chile y perteneciente al Observatorio Europeo Austral (ESO).

El estudio, liderado por el investigador del IAC Alejandro Suárez Mascareño, presenta evidencia rotunda de la presencia del planeta Próxima b, descubierto hace cuatro años orbitando la estrella más cercana al Sol, Próxima Centauri.

Entonces, un equipo liderado por el investigador Guillem Anglada-Escudé midió una perturbación en la velocidad radial de la estrella de poco más de 1 metro por segundo, cerca del límite de la precisión de los instrumentos del momento. Se consideró un candidato a exoplaneta de masa similar a la Tierra y situado en la zona de habitabilidad de su estrella.

«Se abre un nuevo escenario. Hasta ahora había estado limitado a descubrir planetas de varias masas terrestres o, como mucho, alrededor de una masa terrestre en estrellas frías. Con ESPRESSO esta limitación desaparece», comenta en un comunicado Alejandro Suárez Mascareño, primer autor de la publicación.

En el IAC, una de las instituciones codirectoras del proyecto, se han desarrollado varios de los componentes opto-mecánicos clave del espectrógrafo. Las nuevas observaciones permiten una detección mucho más clara y rápida que la originalmente publicada, refinan el conocimiento de los parámetros físicos del planeta y descartan el origen de la señal pudiese estar afectados por efectos estelares o efectos sistemáticos de los instrumentos de la pasada generación.

Próxima b podría albergar vida

«Confirmar Próxima b era una tarea importante. Se trata de uno de los planetas más interesantes conocidos en el vecindario solar. Su masa, similar a la de la Tierra, la posibilidad de que pueda albergar vida y su cercanía, lo que puede ser en uno de los candidatos ideales para la búsqueda de biomarcadores usando instrumentación y telescopios de próxima generación», explica Jonay González Hernández, investigador del IAC y coautor del trabajo.

Por su parte, Jorge Lillo Box, investigador del CAB y coautor del estudio, señalan que aunque ESPRESSO ha confirmado la estrella más cercana a nuestro sistema planetario tiene un planeta de características similares a la Tierra en la zona habitable de su estrella, «este es solo el punto de partida».

Acompañando a Próxima b, el equipo encontró también indicios de una segunda señal en los datos cuya causa no ha establecido establece de forma definitiva. «En caso de tratarse de la señal de un planeta, podría tener una masa inferior a un tercio de la masa de la Tierra», explica Rafael Rebolo, director del IAC y codirector del proyecto ESPRESSO.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta