CIUDAD DE MÉXICO.

Ante el confinamiento obligado por el covid-19, algunas conductas delictivas repuntarán durante este periodo, como la ciberdelincuencia, las extorsiones, en comparación con el robo, alertan especialistas.

Además, las autoridades deben preparar una estrategia de seguridad para el regreso a la normalidad de las actividades sociales, debido a que el incremento en el índice de desempleo se reflejará en el descenso en los casos de robo que se registra actualmente.

“Los ciudadanos, al permanecer en casa, estarán más expuestos a otras situaciones de violencia y delincuencia digital. Es decir, las limitaciones impuestas sobre la vida pública harán menos visibles las actividades delictivas, las cuales se trasladarán hacia los hogares y los sistemas digitales.

“Otro efecto de la pandemia es el cierre de múltiples comercios y, en consecuencia, la pérdida de empleos. Se debe analizar la posible afectación, por esta causa, a la extorsión, “cobro de derecho de piso”, explicó el investigador Martín Barrón, en el documento Covid-19, impacto en la delincuencia.

El estudio elaborado para el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe) indica que, por ejemplo, los delincuentes dedicados al “cobro de piso”, modificarán esta conducta ante el cierre obligado de los negocios por las medidas sanitarias.

“Se asume, por lógica, que si los negocios están cerrados y sus dueños no obtienen ganancias, entonces no podrán pagar a los extorsionadores. Por tanto, la delincuencia modificará su actuación”, explicó Barrón.

El investigador también alertó en su estudio sobre el aumento en los casos de violencia y agresiones en el interior de los hogares, derivado del confinamiento y la convivencia obligada.

“Contradictoriamente, la medida de confinamiento en casa tendrá como consecuencia el incremento en la violencia al interior de los hogares. La violencia física y verbal, en donde ya se ejercía, aumentará por el tiempo de estadía y convivencia en el interior de las viviendas. Pero no será el único, otros delitos que aumentarán serán los de naturaleza sexual; por ejemplo, el incesto o la violación. En los casos más extremos los homicidios y/o feminicidios.

“En hogares donde un miembro de la familia es adicto, ante la escasez o incremento de precio de la droga, habrá acentuación en actos violentos por la falta de consumo de ésta. También, al no haber flujo de efectivo se roban pertenencias familiares para canjear por droga”, advirtió el investigador del Inacipe.

El Observatorio Nacional Ciudadano lanzó una serie de recomendaciones para revenir delitos en este periodo de confinamiento, así para el momento que se retomen algunas actividades cotidianas.

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

Compartir

Dejar respuesta