Pese a que, al primer trimestre del año, las aseguradoras llegaron con un crecimiento de 5.37 por ciento interanual, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) prevé una caída del 5.4 por ciento al cierre de 2020 del sector asegurador a consecuencia de la inminente crisis económica derivaba del brote de coronavirus y las medidas para contener su propagación en el país.

En videoconferencia, Recaredo Arias, director general del organismo mencionó que el grado de crisis económica en el país, puede tardar entre dos y tres años en llegar una recuperación, por lo que el cierre de las empresas, la cancelación de primas, la reducción de costos en empresas y la cancelación de proyectos de inversión en el sector privado provocarán salidas de recursos de las aseguradoras.

“Tememos que pueda haber algunas cancelaciones de algunos seguros de vida de grupo y en algunos casos en otros rubros con alto componente de ahorro haya retiros o rescates de parte de esos seguros por personas que pierdan su empresa o que pierdan su empleo y que van a necesitar la liquidez y que van a resultar afectados”.

Con lo que respecta al primer trimestre, las aseguradoras registraron crecimiento en los segmentos de accidentes y enfermedades que despuntó 17.8 por ciento respecto al mismo periodo de 2019, el de pensiones, 14.5 por ciento; el de vida, 8.3 por ciento. Mientras los seguros de auto incrementaron sólo 4.1 por ciento y el de daños a autos en 6.5 por ciento.

“Lo que pase al cierre de junio nos va a poder dar más luz en la estimación de cómo puede estar el desempeño del sector asegurador en el año, es que, nosotros estimamos que haya un decrecimiento del 2.4 por ciento en vida, que posiblemente este crecimiento que vimos tan importante en el primer trimestre va a bajar”, indicó.

En este contexto, Arias señaló que los productos que pueden tener una mayor afectación de cara a la situación económica están el seguro de automóviles para el que esperan un decremento de 15 por ciento y en el de daños que puede bajar un 8.7 por ciento, pero, además en algunos otros segmentos ligados a la inversión en construcción o con la cancelación de los seguros a causa del cierre de las compañías.

“Son ramos que están muy ligados al comportamiento de la actividad económica y dentro de eso, está el cierre de empresas, el que va a haber compañías que van a llegar a prescindir de su seguro o que van a ajustar mucho sus sumas aseguradas y dentro de esto está contenido, pero no lo tenemos agregado pues el efecto de la cancelación de muchos proyectos de inversión que ya desde hace varios años venimos estimando ese impacto en nuestro modelo de que esas inversiones que se iban a dar iban a significar primas de seguros tanto de infraestructura como de ya estando en operación”, apuntó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta