María Asunción Silván Méndez, alcaldesa de Jalapa, Tabasco, solicitó licencia definitiva a su cargo, luego de recibir acusaciones de presuntos actos de corrupción por la malversación de 32 millones de pesos y nepotismo, ya que tendría registrada en la nómina del ayuntamiento a sus familiares, por lo que el gobernador, Adán Augusto López, solicitó al Congreso la desaparición del ayuntamiento.

El mandatario envió al Congreso de Tabasco la solicitud de desaparecer el ayuntamiento de Jalapa, bajo el argumento de que la mayoría de sus integrantes actuaron de manera arbitraria e ilegal al destituir la semana pasada a cuatro regidores.

Tras la posible desaparición del ayuntamiento, el Congreso de Tabasco deberá nombrar un concejo municipal para Jalapa, que deberá asumir el gobierno local hasta que haya condiciones para convocar a elecciones extraordinarias para elegir nuevamente presidente municipal y regidores, según establece la ley.

El gobernador solicitó al Legislativo local que califique como grave la renuncia de la alcaldesa y de los regidores, de acuerdo a la Constitución Política de Tabasco y la Ley Orgánica de los Municipios.

La comisión permanente del Congreso de Tabasco también dio entrada a la renuncia de la alcaldesa y los miembros del cabildo restantes, así como los suplentes de los cuatro regidores que habían sido destituidos sin fundamento legal el pasado 20 de mayo.

La Constitución local indica que la separación de regidores solamente es competencia del Congreso del Estado, además de que en dicha sesión de cabildo no había quórum, pues solo sesionaron la alcaldesa y cuatro regidores de 12, quienes justificaron su actuar en una fracción III del Artículo 63 párrafo tercero, de la Ley Orgánica de los Municipios, que no existe.

Los regidores afectados presentaron el 21 de mayo denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) en contra de la presidenta municipal y quienes la acompañaron en esa sesión por la presunta comisión de los delitos de ejercicio ilícito del servicio público, coalición y usurpación de funciones, previstos y sancionados en el Código Penal de Tabasco.

El gobernador Adán Augusto López Hernández exhortó al Congreso de Tabasco a que actúe con diligencia conforme a sus facultades, ya que mientras no se nombre un concejo, con la renuncia del cabildo, no existe un poder público legítimo constituido y se corre el riesgo de caer en ingobernabilidad.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta