Un bufete de abogados oaxaqueños decidió contribuir con el trabajo que realiza el personal de Salud para enfrentar la emergencia sanitaria y, desde el 18 de mayo, ofrece de manera gratuita la elaboración de demandas de amparo para integrantes de este sector que, por su labor, pueden resultar contagiados, publicó El Universal.

El objetivo de estos amparos es servir como defensa en caso de que las autoridades sanitarias no proporcionen equipos necesarios de protección para ellos: “Al ver las carencias que están teniendo muchos integrantes del personal médico, decidimos abrir y regalar este tipo de procedimientos para su protección”, dice el abogado del bufete jurídico López Thomas, Gerardo López García

Tras el anuncio del bufete, Un total de 15 médicos del Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca (HRAEO) se acercaron para iniciar con las demandas de amparo y exigir a las autoridades que se les brinden no sólo a ellos, sino a todos los trabajadores del nosocomio, los equipos de protección individual.

El abogado López García menciona que los trabajadores de Salud han denunciado que las autoridades sólo les han entregado un cubrebocas, el cual ni siquiera les cambian.

Por ello, se ven obligados a reusarlos, al igual que los guantes y las caretas. Además, al pasar gran parte del día en los centros médicos no tienen la posibilidad de comprar con su propio dinero estos insumos, o éstos están agotados.

El argumento jurídico, explica, se basa en el derecho a la salud que está tutelado en el artículo cuarto de la Constitución federal: “El Estado tiene que garantizar el derecho a la salud de todas las personas, más aún de quienes están en riesgo constante ante la presencia de esta enfermedad”.

Los más vulnerables. Hasta este fin de semana, personal médico de al menos tres hospitales que atienden Covid-19 en los Valles Centrales, la región que acumula la mayoría de los contagios, ha protestado por la falta de insumos de protección e, incluso, ha exigido el cierre de los nosocomios. Se trata del Presidente Juárez del ISSSTE, el Civil Dr. Aurelio Valdivieso y el de Alta Especialidad.

Mientras en los dos primeros se ha puesto en aislamiento a trabajadores por riesgo de contagio —además de que existe un amparo previo de médicos del ISSSTE—, en el HRAE los integrantes de la Sección 96 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTSA) exigieron el cierre de la unidad médica ante un posible brote entre el personal.

Al respecto, el abogado Gerardo López García señala que la salud tendría que ser prioritaria entre los diversos acuerdos que han tomado autoridades federales respecto a la pandemia, pues si no se les garantiza el derecho a ésta, se pone en riesgo su integridad física, su vida, “por lo cual se les tienen que proporcionar todos los insumos de protección”.

Por el momento, explica el especialista, la justicia federal ya ha concedido, de plano, la suspensión para los amparos interpuestos por el personal de Salud contra la omisión de las autoridades de este sector en proporcionarles el equipo.

 

En casos como estos, los jueces han ordenado la entrega de los equipos de protección en un plazo de 24 horas, es decir, ese sería el margen que tienen la Secretaría de Salud (Ssa) y los directores de los hospitales para entregarlos y acreditar ante un juez que cumplieron con la sentencia dictada en la demanda de amparo. En caso de que no cumplan, explica López García, existen los recursos legales en la Ley de Amparo para garantizar su exacto cumplimiento.

De no hacerlo, tanto Jorge Alcocer como Donato Casas Escamilla, titulares de las secretarías de Salud federal y estatal, respectivamente, se contemplan desde multas hasta una visita al Ministerio Público de la Fiscalía General de la República (FGR) por incumplimiento ante una suspensión.

“Las multas son una cuestión económica, pero la visita al Ministerio Público federal es por la comisión de un delito: incumplimiento de una suspensión dictada por un juez de Distrito y amerita prisión preventiva”, asegura.

López García dice que, además, la gran mayoría de la gente no cumple con las medidas necesarias para evitar contagios y eso se refleja en el aumento de casos confirmados, y los más expuestos son los trabajadores de la Salud.

“Ellos están realizando una labor titánica, estando día y noche para cuidar a las personas enfermas, no es justo que se les esté explotando sin darles la adecuada protección”, finaliza.

Esta nota fue publicada inicialmente en El Universal en la siguiente dirección:

https://mail.google.com/mail/u/0/?tab=rm&ogbl#inbox/KtbxLxGWwlrljTZzfkzKGnLFhpkHjKmbkL

Compartir

Dejar respuesta