La pandemia por coronavirus dejará en México entre 24 mil y 173 mil mexicanos muertos para el mes de agosto, por la falta de pruebas, seguimiento de casos y acciones concretas de la Secretaría de Salud para combatir la propagación del virus, advirtió hoy la jefa del Laboratorio de Genética Molecular de la UNAM, Laurie Ann Ximénez-Fyvie.

Asimismo, señaló que para salvar vidas es urgente detener al virus, cortando la cadena de contagio mediante pruebas, seguimiento, rastreo de casos y contagios, vigilancia y mitigación.

Y señala que el mismo subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, calculó que su estrategia sacrificaría de 6 a 8 mil muertos.

Sin embargo, las proyecciones más serias manejan una cifra intermedia diez veces más alta, con más de 88 mil 200 muertos.

Con 62 mil 527 casos y 6 mil 989 muertes por coronavirus, a la fecha, considera que ni el subsecretario López-Gatell sabe qué tan lejos está el pico de la pandemia y se subestima las cifras de casos y muertes, mientras nada se hace para domar la pandemia o aplanar la curva.

A la investigadora de microbiología, responsable del Laboratorio dedicado a investigación científica, docencia y suministro de servicios en microbiología y genética humana de la UNAM, le preocupan los planes de reapertura y el plan de regreso a la nueva normalidad.
Al analizar los casos diarios, identificados como «incidentes» por el gobierno federal, indica que los casos y defunciones diarias tanto en cifras absolutas como en promedios de 7 días, tienen una tendencia ascendente.

En su opinión, el crecimiento de los casos acumulados, dados a conocer en las conferencias diarias, no es un buen indicador del aplanamiento.

Para la experta, los casos acumulados siempre irán hacia arriba, mientras que las que deben analizarse todos los días son las de casos y defunciones que presentarán ascenso, estabilización y descenso.

Refiere que de febrero a la fecha, comparando promedios de 7 días de muertes diarias con otros países, México está por superar a España y Francia, con tendencia ascendente que sigue una trayectoria similar a la de Brasil.

«Sólo Rusia, India y Perú tienen tendencias similares, trágicamente les llevamos la delantera», apunta.

Con preocupación apunta que en una lista de 215 países y territorios, hasta el viernes México ocupa el cuarto lugar en cuanto a número de muertes nuevas por día.

«Por donde se vea, no estamos bien. No estamos mejorando y definitivamente No estamos aplanando la curva», señala.

Por ello se pregunta: «¿por qué esperamos que se aplane la curva, que mejore la situación? ¿Esperamos acaso un milagro? ¿Creemos que el virus mágicamente va a desaparecer?»

Y ella misma se responde:

«Sabemos que existen acciones efectivas para detener esto, nuestro país no hace prácticamente ninguna de ellas».

Y aclara que el virus no va a desaparecer espontáneamente:

«Tenemos que detenerlo si queremos salvar vidas», anota.

Insiste que sirve de poco y es mucho más costoso ir siempre detrás del virus, a la defensiva.

Ello la lleva a señalar que para que mejore la situación, es indispensable ir por delante del virus, atacarlo.

Su propuesta es cortar las cadenas de contagio con pruebas, seguimiento y rastreo de casos y contagios, así como vigilancia y mitigación.

Con preocupación señala que mientras no exista una vacuna o una cura, el virus seguirá aquí y si no se toman las medidas necesarias para detenerlo, la curva seguirá creciendo.

Juzga a priori los cálculos del subsecretario López-Gatell, quien calculó el sacrificio de 6 a 8 mil muertos, cuando la cifra intermedia es 10 veces mayor.

Por último, la experta demanda una rendición seria de cuentas y que se corte la cadena de contagio, pues se van a rebasar las estimaciones de López-Gatell, si no detienen la catástrofe.

Compartir

Dejar respuesta