La Secretaría de Seguridad Publica, el Cuerpo de Bomberos y la Policía Municipal, reforzaron los filtros sanitarios en los accesos a la Central de Abasto, ya que esta zona es catalogada como una de las que registra el mayor número de casos de Covid-19.

Los uniformados instalaron los retenes en todos los accesos a este importante centro comercial, para verificar en primera instancia que los automovilistas y pasajeros usen cubrebocas.

A quienes no llevan protección los conminan a ponérselo, además de tomarles la temperatura y aplicarles gel antibacterial, incluso ofrecen cubrebocas a quienes no lo llevan.

A los taxis foráneos que llevan la unidad con el límite de pasajeros, los bajan para que solo lleven a tres personas para disminuir los riesgos de contagio.

La misma medida se aplica en los camiones del transporte urbano, para que tanto los choferes y los usuarios porten cubrebocas, además que dejen un asiento libre entre pasajeros para que se tengan las menores afectaciones posibles.

A pesar de que los casos llegaron este viernes a los 902 y a las 90 defunciones, muchas personas se resisten a creer en la enfermedad y a usar protección.

Por ello, los filtros en las indicaciones de la Central de Abasto serán permanentes para que disminuya la posibilidad de contagios.

Compartir

Dejar respuesta