El número de víctimas y actos de corrupción en instituciones de gobierno aumentó el año pasado. Pese a ello, la percepción de la población adulta sobre este tipo de actos se redujo, de acuerdo con los resultados más recientes de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental que elabora el INEGI cada dos años.

La tasa de prevalencia de corrupción se incrementó de 14 mil 635 víctimas por cada 100 habitantes en 2017, a 15 mil 732 en 2019; al igual que la tasa de incidencia, la cual pasó de 25 mil 541 actos de corrupción por cada 100 mil habitantes en 2017 a 30 mil 456 en 2019.

Sin embargo, la percepción sobre la frecuencia de actos de corrupción en instituciones de gobierno se redujo, al pasar de 91.1% en 2017 a 87% en 2019.

El costo total a consecuencia de la corrupción en la realización de pagos, trámites o solicitudes de servicios públicos y otros contactos con autoridades fue de 12 mil 770 millones de pesos, lo que equivale a 3 mil 822 pesos promedio por persona afectada.

Por otro lado, el mayor porcentaje en experiencias de corrupción se estimó en el contacto con autoridades de seguridad pública con 59.2% de los casos; seguido de los trámites relacionados con permisos de uso de suelo, demolición o construcción, solicitudes de constancias de libertad de gravamen u otros trámites en el Registro Público de la Propiedad con 25%.

El INEGI explica que la cobertura conceptual y el alcance metodológico de este programa estadístico contemplan actos de corrupción en actividades relacionadas con la vida cotidiana de los hogares y no de las actividades que permiten el desarrollo de las unidades económicas.

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

Compartir

Dejar respuesta