Alfonso Morcos, director general del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), dijo que en esta etapa de emergencia sanitaria por el coronavirus covid-19, es necesario utilizar las fuentes más seguras de generación de energía para evitar apagones o fallas en el suministro eléctrico, por lo que se tomó la de decisión de cancelar 17 proyectos de energía fotovoltaica y eólica.

Durante una reunión de trabajo virtual con la Comisión de Energía del Senado, el funcionario explicó las razones de la promulgación del Acuerdo para Garantizar la Eficiencia, Calidad y Seguridad del Sistema Eléctrico Nacional que frena la generación de energías renovables.

En su intervención, dijo que en esta contingencia es necesario usar las fuentes más seguras de generación de energía.

“Poner en riesgo la demanda que se requiere para los hogares, que está la gente confinada, para los hospitales, para todas las nuevas instalaciones que se han adecuado como centros de salud pues creo que sería irresponsable”, añadió.

Ante críticas de la oposición, el director del Cenace aclaró que con este acuerdo no se busca afectar la inversión en la generación de energías limpias en México.

“Es evidente qué hay muchas inversiones paradas no solo en energía eléctrica, sino en toda la gran infraestructura de México está parada, pero eso no es por razones de que queremos fastidiar o alguien quiere fastidiar la inversión, simplemente es por la situación de emergencia en donde tienen prioridad la salud y la vida humana que cualquier otra cosa”, comentó.

En tanto, Gustavo Villa, director de operación y planeación del operador eléctrico, informó que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) suspendió 17 centrales de energía renovable para realizar sus pruebas operativas, como lo estableció en su acuerdo emitido el pasado 29 de abril, para mitigar la caída de la demanda eléctrica por la pandemia de coronavirus y darle confiabilidad al sistema eléctrico nacional.

“Dadas las características de intermitencia, que no tiene inercia y hay indisponibilidad de centrales eléctricas fotovoltaicas y eólica, y dado que están en pruebas y hay riesgo de perturbaciones al sistema eléctrico, que afectan la confiabilidad, en aras de fortalecerlo, y mantener el suministro con calidad, se suspendió temporalmente las pruebas preoperativas de 17 centrales eléctricas fotovoltaicas y eólicas”, destacó.

Durante una reunión virtual de la Comisión de Energía del Senado con Alfonso Morcos, director Centro Nacional de Control de Energía, (Cenace), Villa explicó que la capacidad instalada de las centrales eléctricas suspendidas suman 2 mil 326 MegaWatts (MW).

Morcos subrayó que de las centrales suspendidas, 10 son de energía solar (1,572 MW) y las siete restantes utilizan tecnología eólica (754 MW). Además, nueve de estos proyectos pertenecen a subastas eléctricas de largo plazo donde los privados venden la energía a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La reunión virtual tuvo fallas y en un momento la transmisión se cayó, esto ocurrió después de que los senadores terminaron de formular sus preguntas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta