La Asociación de Bancos de México (ABM) informó este martes que al mes de abril aproximadamente 4.7 millones de clientes de la banca, entre empresas y personas, solicitaron los programas de apoyo para postergar el pago de los créditos por cuatro o seis meses, esto como medida de los bancos para disminuir los efectos de la pandemia entre sus clientes.

De acuerdo con el organismo que agrupa a los 52 bancos que operan en el país, a este se han sumado, beneficiando a Micro, Pequeñas y Medianas Empresas(MiPymes), tarjetahabientes, clientes de créditos empresariales, hipotecarios y a personas físicas con actividad empresarial, entre otros.

El 26 de marzo pasado, el gremio anunció el diferimiento parcial o total de pagos de capital e intereses hasta por cuatro meses con posibilidad de extenderlo a dos meses adicionales, para que los clientes puedan optar por hasta seis meses de la manera que les sea más conveniente en cada producto o cliente. Los saldos se podrán congelar sin cargo de intereses.

La ABM indicó que mantuvo una reunión con el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado de la República, a fin de compartir las acciones que el gremio ha tomado para ayudar a los clientes de la banca ante la crisis económica derivada de la contingencia sanitaria.

En el marco de dichas reuniones, el presidente de la ABM, Luis Niño de Rivera, aseguró que debe existir unión para sobrellevar la crisis, por lo que la banca siempre está dispuesta a colaborar y dialogar; en este sentido el vicepresidente del organismo, Raúl Martínez-Ostos aseguró que los inversionistas extranjeros aún observan con cautela el desempeño nacional, en espera de señales claras sobre el rumbo que tomará el país.

“El que crea que puede solo, no entiende bien lo que está pasando, pues para salir de esta crisis hay que hacerle frente con todos los recursos, ideas y capacidades de las que se dispone en el país”, dijo Niño de Rivera.

Según ABM, los senadores del PAN propusieron trabajar en conjunto para fortalecer la economía nacional, luego de externar su preocupación por la crisis que se vive y lo que vendrá después de ella; como lo es la cancelación de proyectos de inversión en infraestructura y energía; y la falta de coordinación en los esfuerzos por atender la contingencia sanitaria y la emergencia económica, entre otras.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta