Alexi Espinoza

Un par de horas les llevó a los integrantes del Heroico Cuerpo de Bomberos rescatar a un obrero que de manera accidental cayó a una boca de tormenta instalado sobre la Carretera Internacional y la desviación a Viguera; al hombre se le quedó atorado la pierna izquierda.

Personas llamaron a la Cruz Roja, pero nada pudieron hacer para rescatarlo, mientras la víctima permanecía sentado sobre el acero caliente y bajo los rayos de un sol abrasador. Éste sintió alivio al ver que habían llegado los Bomberos.

Los “tragahumo” trabajaron varios minutos. Con unas maderas y una herramienta hidráulica, lograron liberarlo para luego trasladarlo al Hospital Civil pues tenía lesiones.

Luis, trabajador de Materiales San Antonio, dijo que este tipo de accidentes ocurren con frecuencia, sobre todo en las noches, debido a la deficiente iluminación de la zona.

Compartir

Dejar respuesta