El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, recomendó por primera vez el uso del cubrebocas en el transporte público ante el regreso a la “nueva normalidad”, debido a que se trata de lugares confinados, donde no se puede establecer la sana distancia.

“Sí estamos considerando que el cubrebocas en el transporte puede ser una medida de mayor utilidad, que quede claro: tampoco hay evidencia científica rigurosa que sugiera o que haya demostrado su efectividad, pero en la medida en que el transporte es un espacio natural de confinamiento queremos tener un mecanismo adicional de reducir la transmisión”, dijo.

En conferencia de prensa vespertina, el funcionario destacó que el uso generalizado no es muy confiable como mecanismo principal para reducir los contagios, por lo que dijo “quién quiera ponérselo, que se lo ponga, nada más cuide usarlo consistentemente”.

Destacó que además del constante de alcohol en gel para desinfectar las manos, los gobiernos de los estados deberán implementar medidas como la que instrumentó la Ciudad de México para reducir el aforo.

“Implantó un mecanismo de cerrar estaciones, tanto del Metro como de Metrobús para hacer un tránsito más expedito, y esto lo que logra es que haya menos personas en cada una de las unidades, también restricciones al número de espacios que pueden ser ocupados tanto en quienes van de pie como quienes van sentados”.

Insistió en que sobre “el uso indiscriminado de cubrebocas no existe una demostración sólida y consistente de que pueda servir como una medida principal de salud pública, como una medida auxiliar podría servir” pero lo que hace que no sea tan efectivo, dijo, es el uso inconsistente.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta