La firma de diseño e ingeniería internacional Propelland, dio a conocer que un equipo de innovación y desarrollo de la empresa, encabezado por mexicanos concluyó exitosamente un prototipo para la fabricación y automatización de respiradores manuales o de bolsa que se han convertido en un insumo esencial durante la crisis sanitaria por covid-19.

El sistema ha sido nombrado como Vent-Aid, y está hecho de acero y se ensambla fácil y rápidamente con tornillos, a un bajo costo con componentes disponibles en cualquier lugar; lo cual hace que sea fácil de limpiar y esterilizar, además de hacerlo más resistente y duradero manteniendo el tamaño del dispositivo lo más pequeño posible, haciéndolo más fácil de mover y ubicarlo junto a los pacientes durante su tratamiento.

En un comunicado la empresa dijo que para su desarrollo el equipo de diseñadores e ingenieros mexicanos de Propelland realizó investigaciones y aprendió rápidamente observando los distintos conceptos publicados a nivel mundial, así, lograron desarrollar un dispositivo que cumpliera con las especificaciones del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

La Ciudad de México cuenta con 63 por ciento de ocupación de camas con respirador y 37 por ciento de disponibilidad en hospitales generales. A nivel nacional, el 73 por ciento de estas camas están disponibles y se han ocupado 27 por ciento; por lo que el desarrollo de este dispositivo es de relevancia en la emergencia sanitaria.

El gerente general de Propelland Latinoamérica, Juan Adlercreutz, gerente general de Propelland, dijo que el Vent-Aid permitirá liberar recursos humanos en la primera línea de atención en los centros de salud ante una saturación de estos y la falta de respiradores.

Propelland, dijo que pone vía internet a disposición de todas las personas y empresas, los planos de fabricación y el código fuente para que puedan ser descargados, de esta manera quien lo necesite pueda fabricarlo y así ampliar las capacidades del sistema de salud con rapidez y a bajo costo.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta