El Departamento de Salud de Nueva York informó que el 34 por ciento de los fallecidos por coronavirus en la ciudad son hispanos. Si la medición se extiende a todo el estado, el porcentaje baja al 14 por ciento ya que los condados más infectados y con más alto número de fallecidos son Queens, el Bronx y Brooklyn, donde reside un alto número de mexicanos, y latinoamericanos en general.

El segundo grupo racial más afectado es el de los afroamericanos que cuenta con el 28 por ciento de las víctimas.

En cuanto a la relación con alguna complicación anterior, los más afectados son aquellos que sufren hipertensión seguidos con los enfermos de diabetes, obesidad, problemas arteriales y renales. El rango de edad de mayor mortandad es de personas entre 70 y 79 años (26%) seguidos muy de cerca con el de 80 a 89 (25%).

Aunque en su conferencia de esta mañana Andrew Cuomo reveló que la cifra de hospitalizados seguía a la baja por tercer día consecutivo, aceptó que el martes habían fallecido 779 personas, superando por 48 la cifra tope del lunes. “El número de muertos seguirá creciendo por aquellos que ya tienen mucho tiempo hospitalizados”, explicó.

Para ilustrar el tamaño de la tragedia el gobernador aceptó que, con los 6 mil 268 muertos por covid-19 en todo el estado, se superó con mucho la cifra de las casi 3 mil bajas de los ataques terroristas del 11-S, cifra que MILENIO reportó hace un par de días en el momento que las bajas, tan sólo en la Gran Manzana, ascendieron a 3 mil 400.

El gobernador fue cuestionado sobre la veracidad de las cifras de fallecidos luego de que se ha difundido información de todos aquellos que mueren en sus hogares sin acudir a ningún centro hospitalario.

Medios como Gothamist denunciaron que, si en condiciones normales cerca de 25 personas mueres diariamente en su hogar, ahora con la emergencia sanitaria provocada por al coronavirus esa cifra de muertes asciende a casi 200 en promedio.

Funcionarios de la Oficina del Médico Forense neoyorquino y del departamento de bomberos aceptaron que serán más precisos en sus reportes para que evitar discrepancias en las cifras porque finalmente reportar todos los casos sirve como referente para las investigaciones que el sistema de salud estatal hace para enfrentar de mejor manera la situación.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta