Los oaxaqueños no sólo tienen que cuidarse del COVID-19, sino también del dengue cuyos casos comprobados suman 25 en la entidad oaxaqueña, en lo que va del año.

Los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) informaron que hasta la semana epidemiológica número 13, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de esta enfermedad notificó 25 casos confirmados por laboratorio, respecto a 34 observados en el 2019 a la misma fecha.

Señaló que de acuerdo a su clasificación clínica, 12 (48%) corresponden a su variante no grave y 13 (52%) con signos de alarma + dengue grave; asimismo, por género, 15 (60%) pacientes pertenecen al sexo masculino y 10 (40%) al femenino, cifras que ubican a Oaxaca en el lugar número 17 por taza de incidencia a nivel nacional.

Al respecto, el encargado de los SSO en la entidad, Donato Casas especificó que del total de casos notificados, nueve conciernen a la Jurisdicción Sanitaria de Valles Centrales, siete a Tuxtepec, cinco a la Costa, tres al Istmo de Tehuantepec y uno a la Sierra.

Por lo que exhortó a las y los oaxaqueños utilizar el tiempo de confinamiento voluntario en los hogares para lavar, tapar, voltear y tirar todos los recipientes que acumule agua, como: baldes, tinacos, cisternas, cubetas, piletas, macetas, botellas, llantas, trastes o cacharros que se encuentren en el interior y exterior de las casas, con el objetivo de prevenir enfermar de dengue, zika o chikungunya.

Casas Escamilla indicó que las acciones de limpieza deben realizarse de manera frecuente en patios y azoteas, desyerbar jardines y terrenos baldíos, además esto evitará también la presencia de fauna nociva.

Con base en lo anterior, puntualizó que la institución fortalece las medidas de prevención y control, así como la vigilancia clínica y epidemiológica, para esta enfermedad.

Finalmente, pidió a la ciudadanía a usar mosquiteros en puertas y ventanas, utilizar repelente en todos los integrantes de la familia, cambiar el agua de floreros y bebederos de mascotas por lo menos cada tercer día, ya que dijo “implementar sencillas prácticas de higiene como lavar con jabón y cepillo todo recipiente que almacene agua, coadyuva a romper los huevecillos y cortar el ciclo biológico del zancudo Aedes Aegypti y Albopictus”.

Compartir

Dejar respuesta