El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) convocó a todo el sector privado de México, organizaciones civiles y sindicato de trabajadores, para que, sin la participación del gobierno, establezcan un acuerdo nacional que coadyuve a mitigar los efectos que dejará el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 provoca la enfermedad covid-19.

En videoconferencia, con cerca de tres mil empresarios de diferentes sectores productores del país, el titular del CCE, Carlos Salazar Lomelín, indicó que este frente será para apoyar a todos los sectores productivos del país más vulnerables, así como los trabajadores que no tiene cómo mantener sus pequeñas empresas.

El líder empresarial afirmó que el gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador no escuchó las propuestas que la iniciativa privada puso sobre su escritorio para los próximos tres meses.

“La puerta se cerró, pero sabemos que a través de esta conversación con ustedes abrimos las puertas del país, abrirnos a la sociedad civil como lo hemos hecho muchas veces, sin necesidad de que nuestro gobierno nos apoye para poder hacer definitivamente acciones que atemperen el impacto enorme que estamos viviendo por esta crisis”, aseveró.

Salazar Lomelín llamó a la unión empresarial y sindical, por considerar que solo así se escuchará el llamado. Si la puerta se nos cerró, dijo, «no fue por falta de llevar los argumentos, ni por falta de dedicar el tiempo y usar las palabras adecuadas».

“Yo los convoco a que lo hagamos, que ese coraje que sentimos, esa incapacidad de imposibilidad de mover esta barrera la podamos coordinar y enfocar a poder hacer ese gran pacto nacional, ese gran convenio nacional donde todos unidos podamos ser escuchados. Es de alguna manera hacernos escuchar por la autoridad”, sentenció.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, aseguró que el sector bancario estará apoyando este movimiento, tomando acciones que permitan acercar recursos a las entidades, organizaciones y sectores de la población que lo necesiten para contener el impacto económico.

“Debemos hacer cosas distintas ahora de lo que hemos hecho. Creemos, en la Asociación de Bancos, que debemos avanzar aún sin convencer al presidente. Estamos apostando demasiado a que el presidente nos haga caso y no lo hemos logrado, por lo tanto tenemos otros caminos, uniéndonos nosotros, trabajando con los gobiernos de los estados, trabajando con la banca de desarrollo donde sí hay recursos. Por eso estamos más que dispuestos en la ABM, a apoyar”, afirmó.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta