Como parte de la contingencia derivada del coronavirus, el gobierno anunció que las empresas de acero, cemento y vidrio deben reducir al mínimo sus operaciones, esto para cumplir solo con los proyectos de la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya, el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles y el Corredor Transísmico. Ante eso el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) afirmó que sólo en México puede pasar una situación así, lo cual calificó como increíble.

El titular del CCE, Carlos Salazar Lomelín, dijo que es increíble lo expuesto, y lamentó que las autoridades solo pongan atención en las obras que tienen planeadas y no en la salud de los trabajadores mexicanos.

“Quiere decir que en esas obras no hay virus; que en esas obras no hay contaminación; un contagio, y que, de alguna manera, tienen la protección divina para que puedan de alguna manera mantenerse. Algo increíble, y que solamente lo podemos ver en nuestro país, en este tipo de acciones que se han tomado”, resaltó el organismo empresarial.

En el Diario Oficial de la Federación (DOF) se instruyó ayer que aquellas empresas que tengan contratos vigentes con el gobierno federal, continuarán las actividades que les permitan cumplir con los compromisos de corto plazo exclusivamente para los proyectos de infraestructura impulsados por la actual administración; así como los contratos existentes considerados como indispensables para Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta