La Secretaría de Salud llegó a un acuerdo con organizaciones de hospitales privados para que en caso de ser necesario, puedan ocuparse las camas de sus instalaciones para atender casos de covid-19, informó José Ignacio Preciado Santos, coordinador con el sector privado.

En conferencia de prensa, explicó que en los 250 hospitales privados contemplados dentro del plan de reconversión por la emergencia hay 34 mil camas que, dijo, tienen una ocupación anual de 33 por ciento, por lo que se planteó el plan y añadió que “han respondido favorablemente”.

De acuerdo con los datos presentados, la Asociación Nacional de Hospitales privados podría aportar mil 342 camas durante la pandemia; mientras que el Consorcio Mexicano de Hospitales podría sumar 3 mil 902 camas para atender personas con covid-19.

Añadió que en total, se tendrían más de 5 mil camas, más de 500 unidades de cuidados intensivos y la posibilidad de extender las atenciones en más de mil 200 camas en caso de emergencia por el coronavirus.

“Todos los hospitales son certificados, cuentan con comité de ética para atención de pacientes, para decisiones difíciles de terminación de la vida, es un esfuerzo que está haciendo la medicina privada en México para apoyar el despliegue que ya está haciendo el sector salud y esto es un proceso polietápico, el punto importante es que hay que estar preparados, no estamos en fases definitivas, pero hay que estar preparados”, afirmó Preciado Santos.

Agregó que la Secretaría de Salud sigue trabajando en la reconversión hospitalaria para estar preparados ante una posible emergencia por coronavirus.

En tanto, en México 141 personas han muerto por el coronavirus SARS-CoV-2 y se registran 2 mil 875 casos confirmados, informó el director general de Epidemiología, José Luis Alomía en la conferencia de prensa vespertina.

De acuerdo con el último corte, los pacientes que requirieron hospitalización superaron a los que fueron tratados de manera ambulatoria.

Alomía hizo hincapié en que las personas que forman parte de los grupos de riesgo, como los adultos mayores, pacientes con hipertensión, diabetes, obesidad, entre otras, deben permanecer en casa.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir

Dejar respuesta